La agenda que Schiaretti planteará a Boudou

La reunión que mantendrá Juan Schiaretti con el ministro de Economía, Amado Boudou, permitirá al gobernador cordobés plantear los temas que afligen a la Provincia, como son la renegociación de la deuda que la Nación mantiene con la Caja de Jubilaciones correspondiente al período 2002-2007, y un nuevo acuerdo en el Programa de Asistencia Financiera (PAF) respecto a la renegociación de la deuda provincial.
El titular de la Casa de las Tejas ya sugirió a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la última reunión que mantuvieron en la Casa Rosada, en el marco del diálogo político convocado luego de las elecciones del 28 de junio, la necesidad de hacer un nuevo acuerdo fiscal en el cual la deuda provincial sea recalculada en base a un dólar un peso, tal como ocurrió con la pesificación que se aplicó a las deudas privadas, una vez que cayó el régimen de convertibilidad.

Hay que recordar que los pasivos provinciales fueron calculados en base a 1,40 peso por dólar, lo que perjudicó a las finanzas provinciales, al tiempo que se ató su actualización al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), un índice que en los últimos tiempos perdió confiabilidad al mismo tiempo que la perdían los datos suministrados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Schiaretti le propuso a la primera mandataria en esa nueva

reunión, la renegociación de esta deuda tomando un peso por un dólar, al tiempo que sugirió un plazo de gracia de dos a cuatro años, y el pago en 20 años con una tasa no superior al 4% anual, acuerdo que podría hacerse extensivo a todas aquellas provincias que presenten dificultades en cerrar sus ejercicios financieros sin déficit fiscal.

Además, está la discusión sobre el porcentaje que la Nación refinanciará a través del PAF, ya que mientras hay provincias a las que se les refinació el 100% de lo adeudado más los intereses, Córdoba este año debió pagar alrededor del 40% de la deuda y se le financió cerca del 60%.

La Caja

El segundo tema que llevará en su agenda el gobernador, aparte de la renegociación de la deuda y un nuevo acuerdo fiscal, será la cobertura del déficit de la Caja de Jubilaciones en el período 2002-2007, por el que la Provincia reclamó ante la Corte Suprema de Justicia por 1.220 millones de pesos, estando fijada una audiencia pública para el próximo 15 de octubre.

La Nación dijo que no le correspondía pagar este monto en virtud que Córdoba "incumplió" con el compromiso de homologar su régimen jubilatorio al nacional, tal como consta en el artículo 2º del acuerdo firmado. En tanto, desde la Provincia, se blande el artículo 5º que establece que las asimetrías que demanden una erogación por ser distintas al régimen nacional deberán ser pagadas por el Estado provincial.

En este diferendo podría establecerse una solución salomónica y que de los 1.220 millones reclamados, la Provincia se haga cargo del déficit provocado por la diferencia de convenio (una posibilidad admitida por los mismos funcionarios provinciales) y zanjar la diferencia con el cobro de alrededor de 700 millones.

La principal controversia en este punto es que mientras el convenio nacional establece que el haber jubilatorio se fijará a partir de prorratear el sueldo de los últimos diez años, la Provincia en su última modificación del año pasado, fijó que se computarán los últimos cuatro años de sueldos.

No obstante, al ser consultado días pasados sobre la demanda planteada en la Corte, Schiaretti expresó que si hay ánimos de encontrar una salida negociada al conflicto, estaría dispuesto a sentarse a hablar.

Pero, más allá de los reclamos puntuales, el gobernador buscará que los acuerdos firmados sean de cumplimiento irrestricto, como una manera de tener cierta "previsibilidad" a la hora de tener que disponer de los recursos para pagos a estatales y proveedores.

El gobierno nacional, a su turno, necesita tener las provincias sin conflictos y sin amagues de emisión de bonos o cuasimonedas, para que no haya nubarrones que puedan oscurecer el acuerdo que se dispone a firmar antes de fin de año con el Fondo Monetario Internacional (FMI), lo que marcará el regreso de Argentina a los mercados internacionales de capitales y a la captación de fondos frescos para reactivar de manera enérgica la economía.

Comentá la nota