Una agenda para la economía signada por la recesión

El desafío más importante para la economía bajo el gobierno de Barack Obama será el combate a una recesión que promete ser muy aguda. Algunos números explican lo que debe enfrentar su gestión.
El presidente electo ha elaborado un plan de estímulos de 1 billón de dólares a dos años. Ya anunció que gobernará "por años" con un déficit colosal. Es el costo de la herencia que le deja el gobierno de George Bush, quien tomó el poder en 2000 con un superávit de US$ 240.000 millones y lega a Omaba un déficit superior al 1,2 billón. Al mismo tiempo, en la era republicana el rojo comercial se amplió y el dólar se debilitó. Y todo ocurrió aún antes del actual descalabro financiero que sólo puede compararse a la Gran Depresión de 1929.

Pero hay otros guarismos que dan una idea del desafío que espera a Obama. Desde 2000, la economía de EE.UU. creció un 2%, es el alza más leve en promedio de cualquier período de ocho años de que se tenga registro. El PBI bajo Bush creció al ritmo más lento para una gestión de ocho años desde el gobierno de Truman, durante la Segunda Guerra Mundial.

"Es triste decirlo, pero en estos 10 años no fuimos a ningún lado. Fue una década perdida", dijo Mark Zandi, asesor informal de la campaña republicana en los últimos comicios. De todos modos, hubo sectores que ganaron. Entre 2000 y 2008, la media del ingreso de los hogares subió apenas un 1% y las ganancias empresarias fueron del 70%. Es la mayor brecha entre ricos y pobres desde 1929.

Comentá la nota