Agenda común de reclamos a la Nación

Sin agravios, sin diatribas, menos de 50 minutos les llevó al gobernador Juan Schiaretti y al senador nacional electo opositor Luis Juez, ponerse de acuerdo en una agenda común de reclamos al Gobierno nacional que –subrayaron– "privilegia" los intereses de Córdoba por sobre los sectoriales.
En un encuentro tan cargado de significación política como de formalidad protocolar, Schiaretti recibió en su despacho a la comitiva juecista de diputados y senadores nacionales electos y en ejercicio. Con Juez, ingresaron el senador Carlos Rossi; los diputados Norma Morandini (senadora electa) y Mario Ardid, y los diputados electos Gumersindo Alonso, Ernesto Martínez y Susana Mazzarella.

Tras exponer sobre la delicada relación Nación-Provincia, Schiaretti escuchó de boca del senador Rossi la agenda de temas que le propuso el Frente Cívico "para trabajar conjuntamente".

La propuesta incluyó 10 puntos: 1) gestiones para que la Nación regularice el envío de recursos del Programa de Asistencia Financiera y de la Caja de Jubilaciones; 2) eliminación de los superpoderes; 3) nueva ley de coparticipación federal; 4) recuperación de la garantía de piso de coparticipación para la provincia; 5) propuesta común y de consenso para la solución del conflicto del campo y demás sectores productivos; 6) reforma de la ley del Consejo de la Magistratura; 7) federalización del Indec –Instituto Nacional de Estadísticas y Censos–; 8) declaración urgente de la emergencia sanitaria por la gripe A; 9) federalización del presupuesto nacional 2010; y 10) convocatoria urgente a miembros de la Región Centro –Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos– para consensuar estas acciones.

Acuerdo no escrito. Schiaretti prestó su conformidad en casi todos los puntos, excepto en el que propuso la emergencia sanitaria. Dijo al respecto que la decisión dependía de cuestiones que deben definirse "sin dobles discursos" y con claros argumentos sanitarios.

Pero lo más importante estaba acordado, aunque no escrito: el enemigo común, por ahora, no está en Córdoba.

Schiaretti no sólo recibió con agrado la propuesta. Es más, instruyó al ministro de Gobierno, Carlos Caserio (participó de la reunión junto con el legislador provincial y diputado nacional electo Francisco Fortuna) para que invitara al radicalismo a sumarse a esta propuesta.

Por el momento, la UCR rechazó esta iniciativa. Pocos minutos después de la audiencia, el diputado nacional Oscar Aguad, calificó de "teatralización" el encuentro. En un documento, Aguad consideró que Juez "quiere construir un personaje abierto al diálogo y dispuesto a la concertación; lo que contrarresta con su actitud hasta el presente".

Por otro lado, el ministro Caserio informó que el gobernador se comunicó ayer con los gobernadores de Santa Fe, Hermes Binner, y de Entre Ríos, Sergio Urribarri, y que encontró predisposición para que los legisladores de la Región Centro trabajan en una agenda común para el Congreso nacional.

La cumbre, que comenzó a las 17.28 y terminó a las 18.17, fue pura formalidad, coincidieron varios de los participantes. Los saludos fueron siempre protocolares. Sólo hubo un breve pico de tensión, después que ingresaron los fotógrafos, cuando Schiaretti dijo que dejaba de lado haber sido agraviado y Juez le respondió con una frase similar. Luego no hubo sobresaltos.

Apenas un "no" del gobernador a una de las dos propuestas provinciales de los juecistas: no se eliminará por ahora la alícuota de Ingresos Brutos que paga la industria. Sí coincidió Schiaretti en la necesidad de declarar la emergencia para el sector lechero y fue más allá: dijo que en breve enviará el proyecto de ley a la Legislatura provincial.

Carlos Caserio, ministro de Gobierno. "Al Gobierno provincial no le interesa analizar a quién beneficia esta reunión. Creemos que hay un interés genuino del Frente Cívico por reclamarle a la Nación que cumpla los compromisos contraídos con Córdoba. Consideramos que existe la posibilidad de hacer una agenda común entre todos los legisladores cordobeses".

Luis Juez, senador nacional electo. "Córdoba está muy mal; Argentina está muy mal. Esto nos obliga a todos a mirar por encima del hombro y a trabajar por los intereses de la provincia sin especulaciones sectoriales. Hay que saber leer el resultado de las elecciones. Nosotros somos opositores y vamos a criticar al Gobierno provincial, pero eso no nos impide colaborar".

Comentá la nota