"Lo agarré de la camisa", dijo Romera. CQC piensa denunciarlo

"Me tomaban el pelo y me jodían", dijo el jefe comunal. El notero ratificó que el intendente lo había agredido
EL BOLSÓN (AEB).- Gonzalo Rodríguez, el conocido notero de CQC, reiteró ayer su versión del incidente protagonizado en el interior del despacho del intendente Oscar Romera, quien reaccionó con vehemencia en medio de una entrevista donde se le consultó por su vinculación con el incendio intencional que destruyó las instalaciones de Radio Activa, hace dos meses.

Gonzalito dijo no saber "si fueron diez, ocho o cinco dedos los que me puso, pero un par seguro". No obstante, afirmó llevarse "un lindo recuerdo de El Bolsón, porque a partir de hoy sabemos que son muchos más los vecinos que quieren que el aeropuerto se quede donde está".

Sobre el mediodía, alrededor de mil vecinos se acercaron hasta la pista aérea para participar de la última parte del programa que se emitirá el lunes, además de solidarizarse con el cronista porteño.

"Es la primera vez que me pasa que un funcionario público me agarra literalmente del cuello, el lunes van a ver las imágenes", adelantó antes de dejar la región.

-¿Esperaba que Romera le pida disculpas?

-No, porque hasta dijo que pensaba hacer una denuncia penal. Acá parece que funciona todo al revés, una tierra manejaba por una especie de patrón de estancia?, y no solamente con el tema del aeropuerto, porque parece que hay otras broncas contenidas.

-¿Usted hará alguna acción legal?

-Lo estamos analizando con el departamento legal de Cuatro Cabezas, vamos a esperar a llegar a Buenos Aires.

A su turno, el intendente Oscar Romera aseguró que "cuando entró Gonzalito me despertó ternura, vestido así con ese traje de aviador?, medio cabezón y con los ojitos más separados de lo normal, me pareció un personaje salido de alguna tira cómica".

Graficó que "yo estaba solo y me empezaron a tomar el pelo entre los cuatro. Uno decía ´este tiene una inmobiliaria´, ´le quiere hacer un aeropuerto a Lewis´, mientras tanto iba levantando temperatura, porque lo hacían con premeditación"

-¡Y usted cayó!

-Si, pero no vaya a creer que me arrepiento. Después, cuando lo miro a la distancia, me pregunto por qué reaccioné así, pero resulta que cuando decido cortar la entrevista me seguían jodiendo, insistiendo con frases como ´usted tiene que decir la verdad´, ´usted quemó la radio´.

-¿Lo agarró del cuello a Gonzalito?

-No, no?, en honor a la verdad, lo agarré de la camisa cuando me agredió con eso de ´usted quemó la radio.

Comentá la nota