En Africa, el Papa rechazó el uso del preservativo contra el sida

En Africa, el Papa rechazó el uso del preservativo contra el sida
Dijo que la distribución de profilácticos "no resuelve sino que agrava los problemas" y volvió a recomendar la castidad como única medida preventiva. En el Continente Negro mueren todos los días 6.500 personas a causa del VIH.
El Papa inició ayer su primer viaje como pontífice al Africa -era cardenal cuando estuvo en el Congo hace 22 años-, afrontando en un diálogo con la prensa en el avión especial que lo llevaba a Yaundé, la capital de Camerún, la tragedia del sida, que ha contagiado a 27 millones de africanos sobre 33 millones de personas que en el mundo padecen el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. Contestando a las críticas que le hacen a la Iglesia, dijo que "la distribución de preservativos no resuelve sino que agrava los problemas" y volvió a recomendar la fidelidad conyugal, la castidad y la abstinencia sexual como remedios preventivos seguros.

Unos 6.500 africanos mueren diariamente debido al sida.

Benedicto XVI estará en Camerún hasta el viernes y ese día viajará a Luanda, la capital de Angola. Su regreso a Roma está previsto para el lunes 23.

Numerosos misioneros católicos han reiterado en estos días el desesperado pedido al pontífice para que la Iglesia autorice el mal menor del uso de los condones entre los africanos casados, si uno de los cónyuges es un contagiado de sida.

Han muerto ya más de 17 millones de personas del Africa negra al sur del Sahara desde principios de los años '80, cuando fue descubierta la enfermedad que se trasmite en la región sobre todo por contacto sexual.

Al llegar a Yaundé, el Papa Joseph Ratzinger afirmó que la Iglesia no puede "quedarse en silencio ante el dolor, la violencia, la pobreza o el hambre, la corrupción o el abuso de poder" que abruman al continente africano.

"Aquí en Africa, como en otras partes del mundo, numerosos hombres y mujeres anhelan oír una palabra de esperanza y de consuelo", dijo Benedicto XVI en un discurso de saludo en el aeropuerto al presidente de Camerún, Paul Biya, quien lo recibió.

El pontífice denunció como "una moderna forma de esclavitud" el actual tráfico de seres humanos, "especialmente inermes mujeres y niños", llevados por mar a trabajar como esclavos como ocurrió en el pasado "en un continente donde tantos de sus habitantes fueron secuestrados".

El Papa afirmó que el sufrimiento actual de Africa "es desproporcionado: un número creciente de sus habitantes acaba atrapado en el hambre, la pobreza y las enfermedades". Agregó que "ellos imploran reconciliación, justicia y paz, que es precisamente lo que la Iglesia les ofrece".

Africa es para la Iglesia el nuevo "continente de la esperanza", como era antes América latina porque es la única región del planeta donde aumenta en forma firme y constante el número de católicos. En 1900 los fieles bautizados eran un millón y en la actualidad se calculan entre 150 y 160 millones.

La evangelización católica "es de gran vitalidad y dinamismo", dijo el arzobispo Nikola Eterovic, secretario general del Sínodo Mundial de Obispos. Eterovic aseguró que en noviembre en el Vaticano habrá "un sínodo auténticamente africano que contribuirá a dar un nuevo impulso a la evangelización".

El Papa se reunirá en la capital camerunesa con obispos de 52 países del continente a los que entregará el Instrumento de Trabajo del Sínodo especial que se avecina.

Los católicos en Africa han aumentado un 3,1% y el Vaticano difundió datos impresionantes sobre el futuro. Dentro de 40 años la República Democrática del Congo tendrá casi 90 millones de católicos; Uganda 56 millones y Nigeria 47 millones. Los tres estarán entre los diez mayores países católicos del mundo.

El catolicismo africano en expansión enfrenta el desafío de la creciente presencia del mundo musulmán. Uno de cada tres africanos es de fe islámica. También es muy dinámico el proselitismo de las religiones evangélicas y pentecostales de origen norteamericano.

Yaundé está engalanada con fotos de bienvenida al Papa, banderas de Camerún y del Vaticano. Esta es la tercera visita de un Papa al país africano. Además de reunirse con los obispos, el jueves Benedicto XVI oficiará una misa multitudinaria al aire libre y se reunirá con representantes de la comunidad musulmana y de las organizaciones de voluntarios que ayudan a enfermos y discapacitados.

El Papa dijo que quiere que 2009 sea "el año de Africa". En Luanda, la capital de Angola, que se está recuperando de 27 años de guerra civil, oficiará el domingo una misa para celebrar los 500 años del comienzo de la evangelización católica del país.

Comentá la nota