"Sin AFJP, hay que mirar otros mercados"

Con la eliminación de los grandes inversores institucionales, hoy más que nunca las empresas locales que quieran crecer y ser globales deberán mirar otros mercados de capitales, advierte. Dice que estar fuera de la zona euro fue una ventajaCon la eliminación de los grandes inversores institucionales, hoy más que nunca las empresas locales que quieran crecer y ser globales deberán mirar otros mercados de capitales, advierte. Dice que estar fuera de la zona euro fue una ventaja
El Lord Mayor de la City de Londres entra agitado, seguido por una comitiva compacta, al Salón Azul de la Embajada Británica. Ya dio temprano un discurso en la Bolsa de Comercio, compartió un almuerzo con economistas y abogados en la residencia, y en pocos minutos deberá partir raudo a un encuentro con empresas mineras. Pero poco después de recuperar el aliento, queda claro que Alderman Ian Luder –el Lord Mayor de la City número 681– es un hombre afable y bien dado a los menesteres de embajador. El es, después de todo, el gran promotor de la Square Mile en el mundo (el distrito financiero de Londres es un área de apenas 1,12 millas o bien 2,9 km2).

Mientras un asistente le acerca su medallón insignia para las fotos, el Lord Mayor resume rápidamente su derrotero del día anterior, que incluyó entre otras cosas, una reunión con la cabeza del banco central, Martín Redrado. "Se habló mucho de lo que había sido el G-20, de cómo será la implementación de los acuerdos y cómo asegurar que la reforma regulatoria no aliente el proteccionismo".

Sobre Argentina, dijo lo justo. Que tiene un enorme potencial, con grandes recursos, una población educada y todo lo necesario para dejar una marca.

–Políticas algo más sensatas no vendrían mal...

–Sobre eso, no puedo comentar.

Pero,como siempre, algo se cuela. "Ahora que han desaparecido los inversores institucionales después de que el año pasado el Congreso votó la eliminación de las AFJP, las empresas argentinas que quieren crecer y quieran ser verdaderamente globales deberán salir a buscar otros mercados de capitales", deslizó, ante la pregunta de si hoy no se hacía difícil encontrar candidatas por estas tierras que están dispuestas a abrir su capital en el cada vez más desarrollado AIM (Alternative Investment Market), un mercado para empresas medianas que arrancó en 1995.

De hecho, hoy las cosas son muy parecidas en Londres, con una tremenda sequía de nuevas cotizantes. "En estos últimos tres meses se emitieron 20.000 millones de libras en nuevas acciones de empresas cotizantes. Pero es verdad que no ha habido salidas a bolsa importantes desde que empezó la crisis. Sin embargo, en las emisiones hubo un nivel de colocación de 95-98%, algo que no veíamos ni en los mejores tiempos. Así que la confianza está volviendo", explicó.

–Gordon Brown acaba de decretar un impuestazo que golpeará especialmente a la City...

–A nadie le gusta pagar más impuestos. Pero el gobierno ha desembolsado una gran cantidad de dinero para estimular a la economía y la impresión general es que en algún momento habrá que pagar por todo eso. Además, desde la oposición nadie dice que lo revertiría y el consenso es que este nivel de déficit no puede continuar. Pero hay que tener en cuenta que si bien afecta a los de mayores ingresos, no se hizo con la intención de castigar específicamente a la gente de las finanzas.

–¿Cree que el proceso de nacionalización de la banca se va a profundizar?

–Vivimos en tiempos muy inusuales. Hace años, si yo le hubiera dicho que el gobierno de los EE.UU. tendría acciones en los bancos no me hubiera creído. Pero así estamos. En el Reino Unido, el caso de Northern Rock tuvo mucha publicidad porque no fue bien manejado pero en realidad se trata de una entidad muy chica. En cambio, sí están los casos del Royal Bank of Scotland y el de Lloyds. La nacionalización supone un grado de compulsión, pero por otro lado, los bancos necesitaban capital y los accionistas no estaban dispuestos a proporcionarlo. De todas maneras, el gobierno no pretende ser un tenedor de largo plazo de acciones bancarias. Veremos una reprivatización al estilo de lo que se hizo con British Petroleum, en tres fases a lo largo de 5 años.

–¿Cree que están en una posición más fuerte que otras plazas como Nueva York?

-Globalmente el mercado continuará creciendo, impulsado por las cada vez más numerosas clases medias del mundo. Nosotros también trabajamos para que se consoliden centro financieros regionales como Casablanca o Estambul. Debo decir igualmente que una encuesta reciente reveló que Londres está hoy a la cabeza. Pero eso no es lo más importante. Si España no gana la Copa un año, no por eso es un mal equipo. Se trata de mantenerse en primera. Y sobre todo, que se agrande la torta, y no tanto si se está segundo o tercero.

El encargado de prensa hace un gesto. Quedan 10 minutos.

–¿Cree que para Inglaterra ha sido una ventaja no estar en la zona euro de cara a esta crisis?

-Sí, no estar en la zona euro jugó a favor ya que nos permitió manejar las tasas en relación a las necesidades de nuestra economía. El Banco Central Europeo debe considerar 17 países. Es algo parecido a lo que le ocurre a la Fed. Lo que es bueno para Nueva York puede no serlo para Wisconsin.

De vuelta el gesto. Se acabó el tiempo. El Lord se levanta sonriente y sale apurado. El five o’clock tea queda para la próxima. Palabra de lord.

Comentá la nota