AFJP: el Gobierno resiste, pero deberá presentarse en EE.UU.

Ayer, el titular de la ANSeS aseguró que las administradoras son las que deben argumentar allí sobre el destino de los fondos embargados. Sin embargo, la resolución del juez Griesa es clara: citó al Estado argentino para el jueves próximo.Por: Mara Laudonia
Pese a que el Gobierno busca desentenderse por todos los medios de la causa judicial que inmovilizó todos los fondos de que las AFJP poseen en los Estados Unidos, deberá de todos modos presentarse ante la Corte de Nueva York y explicar cómo usará dichos fondos, que hasta hoy son de los jubilados, pero que de aprobarse el proyecto de ley del sistema de jubilaciones pasarían a engrosar las arcas de la ANSeS.

Así consta en el texto firmado por el juez Thomas Griesa, que tramita todas las causas en los EE.UU. contra la Argentina por el default del 2001. La cita es el próximo 6 de noviembre a las 16.30, en el edificio de la Corte del Segundo Distrito Sur de Nueva York, situado justo en la desembocadura del puente de Brooklyn del lado de la isla de Manhattan. Irónicamente, ese mismo día podría tener media sanción en Diputados el proyecto que nacionaliza los fondos de jubilación privados.

Sin embargo, las voces oficiales unificaron el discurso y pusieron el acento en la responsabilidad de las AFJP en el caso. El titular de la bancada de Diputados kirchnerista Agustín Rossi, expresó: "Supongo que los gerentes y titulares de las AFJP deben estar preparándose para hacer los planteos pertinentes, porque los fondos pertenecen a los trabajadores y jubilados. Espero que haya una acción rápida y contundente" por parte de las AFJP. En tanto, el titular de la ANSeS, Amado Boudou, sostuvo que "van a ir las administradoras al juzgado a presentar esta cuestión, ya que no son fondos de ellas sino de los afiliados".

Es muy probable que acudan las AFJP por pedido del Gobierno a presentar pruebas, pero eso no desliga al Estado de su responsabilidad de presentarse y defenderse ante la Corte. Johantan Blackam, del estudio Cleary Gottlieb, es quien lidera el equipo de abogados que defiende a la Argentina. Altas fuentes del Gobierno consultadas por Clarín admitieron que hubo una reunión secreta con las AFJP el viernes último para comunicarles que deberán acudir a la audiencia explicarle al juez que esos activos no son del Estado. Las AFJP que, aún no terminan de digerir la sorpresa de la repentina eliminación de su negocio, evalúan en hermetismo por estas horas la estrategia legal.

Pero aún si acudieran las AFJP a la Corte a demostrar que el dinero pertenece a los afiliados y no al Estado, eso podría no ser suficiente para levantar la inmovilización de los recursos. En un tramo del documento, Griesa les ordenó a los bancos que tienen en custodia los fondos de las 10 administradoras --incluida AFJP Nación-- que "identifiquen" todo tipo de bienes presentes en el territorio de los EE.UU., "que sean, o estén por nacionalizarse y por lo tanto convertirse en propiedad de la República", para eventualmente satisfacer a los demandantes por el default.

Según se desprende, poco pareciera importarle a Griesa si hoy son propiedad del Estado, si cuenta con pruebas y con información de que la estatización ocurrirá en un futuro cercano. Una carta que tiene el Gobierno a su favor para contrarrestar el argumento es demostrar que esos fondos no serán utilizados para fines comerciales como para pagar deuda o asistir a la caja fiscal. Y ahí tendrá que ver cómo quede finalmente redactada la nueva ley de jubilaciones.

Y les ordenó a dichos bancos que divulguen todos los activos que la AFJP poseen en EE.UU.

Los inversores que lograron el embargo preventivo -se trata de grandes fondos especulativos en su mayoría- reclaman hasta el momento US$ 2.500 millones. Se supo ayer que hay pequeños bonistas alemanes buscan sumarse a la causa. Pero, según reconoció Clarín uno de los abogados querellantes en Nueva York, aún se desconoce la cifra que podrían encontrar en esas cuentas.

Un punto a destacar es que las AFJP tendrían una porción muy pequeña del patrimonio administrado en EE.UU. que no llegaría a cubrir esos reclamos, según se desprende de los datos de la Superintendencia. El grueso son casi US$ 5.000 millones en títulos valores extranjeros de firmas de los EE.UU., pero de manera indirecta. Estas acciones de empresas extranjeras en realidad se colocan en el país a través de un instrumento denominado Cedear que tramitan bancos extranjeros. Es decir, no son acciones compradas directamente en los EE.UU., pero su rendimiento es el mismo que el de una acción en el país del Norte.

Comentá la nota