Afirman que veranear en la costa atlántica saldrá hasta 10 por ciento más

Los operadores turísticos de la Costa Atlántica prevén una suba "de entre 8 y 10%" en los precios de hoteles, restaurantes y lugares de recreación para las próximas vacaciones de verano, respecto de los registrados en la temporada pasada.
Además, anticipan que el verano 2009-2010 será "una gran temporada", por lo que el sector encararía el repunte tras la crisis económica y el impacto de la epidemia de Gripe A.

Los pronósticos son optimistas debido a la devaluación del peso y a la apreciación de un 35% anual del real, la moneda de Brasil, cuyas playas son las principales competidoras cuando las altas temperaturas llegan al Cono Sur.

El vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica (AEHG) de Mar del Plata, Jesús Osorno, señaló que por la paridad cambiaria actual, Brasil "no es competencia" porque veranear en ese país saldrá más caro.

Si bien el peso se devaluó fuerte en el último año y los empresarios turísticos están conformes por las "ventajas comparativas" con países vecinos, advierten que un tipo de cambio más competitivo sería un gran impulso tras la crisis.

"Lo ideal para el sector local es que el tipo de cambio acompañe la inflación, pero eso no ocurre. Un café valía 2 pesos hace dos años y ahora cuesta 6 pesos. Y el dólar pasó de 3,15 a 3,83 en un año. La variación no fue la misma", dijo.

El empresario hotelero señaló además que quienes quieran alquilar habitaciones en un hotel se encontrarán con un incremento de entre el 8% y 10% en los precios, respecto del verano pasado.

"No creo que los valores vayan más allá de la inflación real este verano. A pesar de ello, esperamos que sea una buena temporada. Somos muy optimistas", sostuvo el empresario hotelero.

Asimismo, indicó que las consultas por reservas hoteleras están llegando en forma "tardía" a la Costa Atlántica y que la situación "todavía no estalló", dado que las familias decidirán sobre la hora dónde y por cuánto tiempo vacacionar.

Osorno agregó que se espera recibir "muy pocos" turistas internacionales, porque Mar del Plata es un destino "más doméstico", que lo que podrían resultar Bariloche o las Cataratas del Iguazú.

Comentá la nota