Afirman que la vacuna será fabricada en la Argentina

Lo anunció el ministro Barañao; sólo estaría disponible el próximo invierno
El gobierno nacional decidió que fueran laboratorios argentinos los que desarrollaran la vacuna contra la gripe A. Así lo informó ayer el ministro de Ciencia y Tecnología, Lino Barañao, en declaraciones a radio La Red.

A partir de esa determinación, la vacuna contra la gripe A sólo podría ser usada en nuestro país a partir del próximo invierno, si es que los laboratorios locales tienen éxito en su trabajo.

Esa posibilidad había sido conversada entre Barañao y el ministro de Salud, Juan Manzur, un día después de que éste asumiera su cargo, a principios de este mes. En ese encuentro, Manzur pidió a su par del Gabinete que se analizara la factibilidad de generar una vacuna local, dadas las dificultades que se enfrentan para adquirir las inmunizaciones que preparan los laboratorios internacionales.

"Se está convocando a empresas nacionales para que desarrollen una vacuna con vistas a ser aplicada en 2010, ya que este año no tiene sentido tenerla porque la epidemia está en regresión", dijo ayer Barañao.

Luego del encuentro de esta semana entre ministros de Salud de la región, el ministro Manzur había anticipado los inconvenientes que tendría la Argentina para conseguir vacunas debido a la gran demanda de los principales países del mundo.

La intención del Ministerio de Salud es conseguir un acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) para recibir una parte de las vacunas de las que dispondrá el organismo internacional.

Camino diferente

Mientras las potencias mundiales firman millonarios acuerdos con los laboratorios que tienen más adelantado el desarrollo de la vacuna, la Argentina decidió avanzar por un camino diferente y producir sus propias dosis de inmunización contra el virus H1N1.

Infectólogos argentinos que siguen el desarrollo de la vacuna en el mundo comentaron que el laboratorio Novartis es el que tiene el proceso más adelantado, por contar con la posibilidad técnica de replicar los efectos del virus sobre células humanas, y no sobre células de pollo, como es común en las pruebas de laboratorio. Esa delantera tecnológica le permitió cerrar contratos con los gobiernos de los Estados Unidos, Francia, España y Gran Bretaña, entre otros.

Según Barañao, el desarrollo de la vacuna que se realiza en los laboratorios internacionales no serviría para ser usada en la Argentina. "Este es un virus que cambia y hay que tener la certeza de que esa vacuna sirva para cubrir a las personas de las cepas locales."

Las vacunas de la gripe estacional son diferentes en el hemisferio Sur y en el Norte. Sin embargo, la información oficial del Gobierno es que el virus H1N1 que circula en la Argentina es igual al que atacó a México y a los Estados Unidos.

Por estas horas, investigadores del Conicet trabajan para descifrar la secuencia del virus de la gripe A en nuestro país. Sobre el tema del uso de la vacuna en la Argentina, el ministro Manzur tuvo anteayer una reunión con el infectólogo Daniel Stamboulian.

Comentá la nota