Afirman que es reciclable el 90% del viejo hospital de niños

Para chicos y adultos se creará un área de alta complejidad en una parte de la estructura que quedó del "Jesús de Praga". Habrá también allí dos albergues, para padres y niños con problemas no médicos, y distintos programas de salud.

Antes de que concluya este año, según los anuncios, la provincia tendrá un centro de alta resolutividad en salud, que funcionará en una parte de la estructura edilicia que quedó del ex hospital "Niño Jesús de Praga". Este último, como se recordará, hace un mes inició su traslado definitivo al Hospital Público Materno Infantil. Los servicios a brindar serán de diagnóstico por imágenes (radiografías, ecografías, mamógrafo) y consultorios de especialidades tanto básicas como de mayor demanda.

"Atenderá niños y adultos. Abrirá por etapas, a partir de diciembre próximo", anticipó el ministro de Salud Pública, Alfredo Qüerio, a una consulta de El Tribuno

sobre el destino de la estructura edilicia del Viejo Hospital de Niños.

Habrá también allí dos albergues, para padres y niños con problemas no médicos, y distintos programas de salud.

La decisión acerca de esas instalaciones quedó en firme tras recibir Salud Pública, la semana pasada, un informe sobre la situación edilicia.

"El último parte técnico dice que el 90% está en condiciones de ser reciclado", resumió Qüerio.Vale recordar que hay varios edificios en la estructura ubicada en la manzana comprendida entre Sarmiento, Entre Ríos y Adolfo Güemes, que en su cuarto costado linda con el Viejo Hospital "Señor del Milagro".

La parte más antigua del ex "Niño Jesús de Praga" data de 1913, como se consigna aún en lo que fue la entrada principal por Sarmiento. Todo ese pabellón (que incluye las cocinas) tiene ya 96 años, aunque ha sido reciclado y se mantiene en buenas condiciones de habitabilidad. Lo mismo que el ala de la ex Maternidad (por Adolfo Güemes) y aquella donde funcionó Terapia Intensiva, que data de alrededor de 1970.

La parte más nueva

Por el otro extremo, la parte más nueva la constituye el edificio que ocupó el Servicio de Emergencias Pediátricas, inaugurado en agosto de 2005, e incluye la sala de espera "Ceferino Namuncurá".

Le siguen dos inmuebles construidos sobre Adolfo Güemes con donaciones de la comunidad; para los servicios de Inmuno Suprimidos, que hizo levantar en 1994 el padre Ernesto Martearena, y Neonatología, por iniciativa de Ricardo Zandanell. Con posterioridad se hizo un ala interna para Maternidad, donde hasta hace un mes estuvieron las salas San Luis y del Huerto.

Las prioridades

Conforme con el proyecto sobre el uso de la instalaciones de ese predio, informó el ministro que "lo primero que se va a abrir allí es un centro de alta resolutividad, para niños y adultos". Estará en lo que era Emergencias, o sea en la parte edilicia más nueva, inaugurada hace apenas 4 años.La otra prioridad son dos albergues, uno para padres de pacientes del interior y el otro para niños que no requieren internación hospitalaria. "La idea es que ambos comiencen también a funcionar en diciembre, a más tardar en enero".

El alojamiento infantil tendrá dos áreas, una para casos judiciales (chicos que derivan los jueces como medida de protección) y la otra para pacientes del interior con alta hospitalaria y que por cualquier motivo no pueden regresar de inmediato a casa.

También está previsto que se trasladen allí distintos programas de Salud Pública, además de la Dirección del Primer Nivel de Atención "que hoy funciona en dos casas que alquila este Ministerio, donde están con problemas de espacio".

Estructuras obsoletas

Diseñar un lugar para los padres que llegan a la ciudad motivados por problemas de salud de sus hijos, es prioritario. Pero el "viejo hospitalito"-que nació hace un siglo como Hospital de Niños "Francisco de Uriburu" en un ala de la ex Maternidadno

resulta viable para este anhelo."Reciclar", no necesariamente significa que se deban aprovechar estructuras obsoletas que costarían más en mantenimiento que en operatividad.

Es en este punto donde se debe considerar la necesidad de espacios verdes y la expansión de nuevas construcciones hacia otros puntos de la ciudad, incluso mucho

más cercanos al Nuevo Hospital Materno Infantil. Muy cerca de ese lugar existe en la actualidad la estructura inconclusa de un frustrado proyecto comercial, que bien podría convertirse en una instalación moderna, duradera y óptima para el objetivo de asistencia trazado, lejos de la burocracia y los vicios del Estado, que pudieran haberse enquistado en un inmueble que ya cumplió su vida útil.

Comentá la nota