Afirman que un policía no dejaba en paz a Nora

Se trata del que fue señalado por un preso como vinculado con el homicidio.
“No me lo puedo sacar de encima, no me deja en paz”, sostienen que se habría quejado Nora Dalmasso (51) al referirse a un policía de bajo rango, un par de meses antes de que la mataran.

Esto sería lo que afirmó un supuesto amigo de la adolescencia de la víctima, quien sería de apellido Álvarez Cornick, y está preso en la Unidad Penitenciaria 6 de Río Cuarto.

El inesperado testigo prestó declaración durante tres horas el martes 23 de diciembre ante el fiscal Javier Di Santo, en la misma cárcel. Tendría antecedentes por estafa, y recientemente fue condenado por amenazas y lesiones (le unificaron la pena con una condicional anterior).

Sus dichos han provocado un gran revuelo y un sinnúmero de turbios rumores. Aparentemente en la investigación, lo único que se ha corroborado es que este sujeto conocía a la víctima. Lo que fue rotundamente desmentido es que el preso manifestara que se trató de un “crimen por encargo”, como publicó ayer el diario Clarín.

Pero en torno a los demás dichos hay dudas. Por ejemplo, el hombre cuenta que cuando se encontró con su “amiga” Norita en la estación de servicios de la rotonda Golf, apareció el policía del que ahora se sospecha, en un vehículo Cherokee. Detalló que, al verlos conversando, el uniformado detuvo la marcha y habló con Dalmasso. Según trascendidos, no hay constancias de que este suboficial tenga acceso a la Cherokee con la que se suele manejar el personal contratado para seguridad del barrio Golf. Además, no hay constancia de que haya hecho adicionales en la Villa.

Si bien el primero en comentar la versión del preso en la Fiscalía habría sido el abogado Marcelo Brito, defensor de Facundo Macarrón, Di Santo habría comenzado a investigar el tema a raíz de un informe policial.

Comisario Sosa. Fuentes de la investigación deslizaron que, al enterarse personalmente del rumor, Brito habría consultado sobre la especie nada menos que al ex titular de la pesquisa: Rafael Sosa.

El comisario que fuera denunciado por aprietes en la investigación de la pista del pintor Gastón Zárate (y que también llegó a estar imputado por supuesta recepción de dádivas), habría puesto en conocimiento del asunto a un superior y, finalmente, éste habría elaborado un escrito para el fiscal. Así fue como el dato del presidiario se introdujo en el expediente.

Otro elemento que se conoció ayer es que el interno habría referido otro incidente, supuestamente protagonizado por el mismo policía, al que sindica como sospechoso. Lo habría acusado de sobrepasarse con su esposa cuando ésta le llevaba comida a la comisaría. La afirmación suscita dudas porque, en Río Cuarto, los detenidos habitualmente son alojados en la alcaidía de la Jefatura.

El día en que mataron a Nora Dalmasso el policía en cuestión habría entrado de guardia en la comisaría de Abilene. Allí aseguran que jamás hizo adicionales en el Golf

A todo esto, Brito reclamó enfáticamente que el fiscal Di Santo profundice la investigación de los datos nuevos. Dijo a Télam que no tiene dudas de la “sinceridad y veracidad” de los dichos del testigo preso e insistió con que el caso puede tomar otro rumbo.

Comentá la nota