Afirman que las obras sociales de Jujuy no correrían riesgos de adquirir medicamentos truchos

En diálogo exclusivo con nuestro medio, el Presidente del Colegio de Farmacéuticos de Jujuy, Carlos Mario Usandivaras, analizó la situación de nuestra provincia frente a los medicamentos truchos, ante las declaraciones del Ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, quien había señalado que habría un 10% de este tipo de medicamentos circulando en el país. El profesional jujeño afirmó que el porcentaje sería un poco mayor, aunque indicó que a nivel local no habría riesgo que las droguerías distribuyan medicamentos oncológicos irregulares.
Usandivaras indicó que "un medicamento trucho es un medicamento apócrifo, que no tiene lo que dice que tiene. Un medicamento es una sustancia química en cantidades necesarias para producir un efecto tal en el organismo, y a veces esas cantidades necesarias no las tiene, o son cambiadas por otra sustancia que puede o no producir algún cambio en el organismo, pero no es el que tiene que existir en la fórmula".

Por ejemplo, "hay muchos comprimidos que solamente son talco compactado en forma de pastilla, que sería una falsificación por ejemplo de una Novalgina. En la fórmula de un antiespasmódico, de un medicamento para el dolor de estómago, puede ser que la droga no exista, y no le ponen nada a la fórmula".

En este sentido, "generalmente son aquellas drogas que son caras, y que su implementación en la fórmula es muy necesaria. Hay algunos laboratorios clandestinos, o no, que proceden a compactar grageas o comprimidos, pero que no tienen nada de principio activo: tienen algo inocuo, para no dañar a la gente, pero es mucho más barato".

En cuanto a los jarabes, "es lo mismo: un jarabe que tenga una cantidad necesaria de droga, por ejemplo 2 miligramos de droga cada 100 ml de agua, son rebajados los jarabes y pueden llegar a tener al 0,2%. O sea que la gente está tomando conservantes, está tomando agua y colorantes, y casi nada de principio activo".

Por lo tanto, "eso es un medicamento trucho, que se los consigue mucho más baratos en el mercado, porque el costo del medicamento no está impuesto en la fabricación".

En el caso de los oncológicos, "ahora se ha destapado la olla con el tema de los medicamentos oncológicos en Buenos Aires, que para mí es un acto criminal. Porque privar de estos medicamentos a la gente que le queda muy poca esperanza de vida, es aberrante".

Además, "son medicamentos carísimos, están alrededor de hasta los 50.000 pesos, entonces esta gente de uno saca diez: los rebaja a todos, ya sea en ampollas, en solución, en comprimidos. Eso va a través de una obra social, no lo compran en farmacia y es fundamental eso".

Al respecto, "el doctor Zin dice que hay un 10% de medicamentos truchos y yo le creo, pero para mí hay un poco más. Capaz que en Buenos Aires se vea más que acá, que no tenemos mucho pero hay. Por eso el medicamento tiene que estar en la farmacia, y la farmacia ser el único punto de distribución de los medicamentos: que el medicamento salga del laboratorio, pase por el distribuidor habitual y llegue a la farmacia, y de la farmacia a la gente. Esa es la única forma en que nosotros podamos llegar a combatir este flagelo".

En lo que hace a los motivos por los que se llega a esta situación, "lo que pasa es que hoy hay en el país 15.000 farmacias, que están siendo vigiladas por el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica), pero las bocas de expendio en el país son 500.000. Si uno suma los quioscos, las ferias, los almacenes, son 500.000 bocas de expendio, y estas bocas de expendio les compran a los laboratorios truchos, son medicamentos robados: si no hubiera un mercado negro de medicamentos, no estaríamos hablando de medicamentos falsos".

Relativo a la situación de Jujuy, "las droguerías que surten a Jujuy de los medicamentos oncológicos no son estas droguerías que están en mención: tanto el Instituto de Seguros como el PAMI, que son las dos grandes obras sociales que compran, tienen una línea mucho más seria de compra. Acá en Jujuy el tema de los medicamentos oncológicos está vigilado, porque somos pocos, nos conocemos todos, sabemos quién entrega, a quién le compramos. El tema son las grandes ciudades, donde vos no sabés".

Comentá la nota