Afirman que ya se invirtieron $11 millones para que el agua llegue a campesinos.

Si bien cerca del 55% de la agricultura está en manos de familias campesinas indígenas y criollas, el problema del agua sigue limitando su desarrollo. Ante ello, el secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación , Carlos Cheppi, aseguró que en lo que va de este año, el gobierno nacional ya invirtió 11 millones de pesos en la generación de obras de agua. El funcionario hizo sus afirmaciones en el Taller Nacional de Agua que se realizó el 29 y 30 de abril en Posta de Hornillos, Jujuy.
Salta no está ajena a la situación pues según un informe de la delegación salteña de la Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar el "problema del agua tanto potable como para riego, constituyen un problema estructural que padece la población campesina e indígena". Pues "tomar agua no segura de pozos, aguadas, ríos y acequias, es algo generalizado", entre las familias campesinas de Salta.

Entre los inconvenientes se cuentan tomar agua no segura de pozos, aguadas, ríos y acequias. También es frecuente levantarse a la madrugada a regar, con temperaturas bajo cero, "porque a esa hora me toca el turno y no tengo como almacenar el agua", dicen los campesinos. En el chaco salteño es común "baldear" agua para los animales en la época de sequía. Sufrir porque el agua no alcanza, porque los chicos se enferman, los cultivos se secan o los animales se mueren, también es una constante en el campo salteño. La entidad sostuvo también que la problemática del agua es compleja y se manifiesta en múltiples facetas: mujeres y niños se trasladan diariamente a grandes distancias para recolectar agua de alguna fuente. A esto se agrega que el agua que se usa para tomar está contaminada por agroquímicos, filtraciones cloacales, parásitos y otros desechos; o el agua para riego es escasa por problemas en la captación o por infiltración excesiva en el sistema de distribución; concentración del recurso por parte de los sectores empresarios, y el consecuente perjuicio de los más vulnerables. Otros problemas son la salinidad excesiva o presencia de minerales incompatibles con la salud humana, tales como el arsénico (presente en la zona de la puna y chaco salteño); los sistemas de riego obsoletos y colapsados por falta de inversión pública en obras de infraestructura entregados en esas condiciones a los consorcios que no pueden hacerse cargo de las mejoras por falta de recursos; turnos de riego excesivamente espaciados entre sí, y con caudales insuficientes para mantener los cultivos en óptimas condiciones, entre otros. Por ahora, los objetivos apuntan a participar activamente y dinamizar la Mesa Provincial del Agua que es convocada por la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia de Salta, además de gestionar las obras necesarias para dar solución al problema.

Comentá la nota