Afirman que Hamas está al borde de la fractura

Habría diferencias entre sus líderes
JERUSALEN.- La dura ofensiva militar de Israel contra blancos de Hamas en la Franja de Gaza no sólo está asestando un fuerte golpe a la infraestructura del grupo palestino, sino también a su cohesión interna. La organización integrista islámica podría estar al borde de un verdadero cisma entre el liderazgo local en la Franja de Gaza y el que se halla en el exterior, en Damasco, especialmente el jefe máximo Khaled Meshaal.

El eje de la polémica: el alto el fuego. El liderazgo de Hamas en Gaza no sólo lo aceptaría, sino que estaría dispuesto a una tregua inmediata sin condición alguna, mientras que Maashal, desde Damasco, llama a "seguir luchando".

Así lo afirmó anoche Ehud Yaari, experto en asuntos árabes del Canal 2 de la televisión israelí, conocido por sus contactos con figuras políticas palestinas y muy respetado en Israel.

Todos los intentos de LA NACION de conseguir telefónicamente comentarios, desmentidas o confirmaciones de parte de figuras de Hamas en Gaza fueron infructuosos. Desde hace días ninguno de ellos responde las llamadas, aunque no está claro si se debe a la incomodidad de hablar con la prensa o a la imposibilidad técnica de hacerlo desde escondites subterráneos.

Varios representantes de Hamas viajaron ayer a El Cairo para conversar con los anfitriones egipcios sobre la crisis actual y la búsqueda de un alto el fuego. De la capital egipcia viajarán a Siria para reunirse con la jefatura del grupo, especialmente con Meshaal, que en los últimos días ha hablado de una "victoria inminente".

"Los delegados que viajan a Damasco -afirmó Yaari- van a decirle claramente [a Meshaal]: «Señor, usted no sabe de qué está hablando»."

En la cúpula de Hamas hay mucha confusión. Por un lado, varios de sus líderes máximos (que según Israel se esconden en búnkeres debajo del hospital Shifa, el principal de Gaza) parecen por ahora a salvo, pero no tienen garantía alguna de que Israel no llegue a ellos. Además, desde sus escondites reciben informes, cuya exactitud seguramente no pueden confirmar, sobre los serios daños en Gaza, la cantidad de muertos y heridos. Pero también sobre el deterioro de la situación de Hamas en general.

En conversaciones telefónicas desde la ciudad de Gaza, ciudadanos palestinos que pidieron no ser identificados contaron a LA NACION sobre la sensación en las calles de la Franja.

"Dicen que los hombres de Hamas se quitan los uniformes y se mezclan entre la población civil para intentar salvarse", contó un hombre del barrio Rimal, el menos afectado. "Están asustados, hablan de enfrentar al enemigo, pero no esperaban recibir un golpe así", comentó otro, de Jabaliya.

Una posible fuga

Ayer por la tarde, el sitio digital del diario israelí Haaretz informó que varios de los jefes de Hamas habían huido al Sinaí, en el vecino Egipto, para eludir los ataques de Israel.

Haaretz nombró concretamente a Raed el-Attar, jefe de las Brigadas de al-Qassam, el brazo armado de Hamas en la zona de Rafah, en el sur de la Franja de Gaza; a Muhammad Sinwar, que ocupa el mismo puesto en Jan Yunes, y al diputado Yihia al-Abadsi

Uno de los líderes de Al-Fatah en Cisjordania, Fares Qadura, desmintió la información. "No creo que sea verdad -dijo a LA NACION-. Si realmente lo han hecho, perderán todo aquello por lo que han luchado. Y ése será el fin de Hamas."

Comentá la nota