Afirman que la fuerza aérea israelí bombardeó Sudán en enero pasado

Afirman que la fuerza aérea israelí bombardeó Sudán en enero pasado
El gobierno sudanés, en cambio, dice que intervinieron aviones norteamericanos.
"Israel golpea donde puede para frenar al terrorismo, cerca y lejos". Con estas palabras el jefe de gobierno israelí, Ehud Olmert, confirmó las versiones de que la fuerza aérea israelí había bombardeado Sudán en los últimos días de la ofensiva militar en Gaza.

Según las versiones, que tuvieron su primer origen en la agencia norteamericana CBS y fueron confirmadas y completadas ayer por expertos israelíes, la inteligencia militar de Israel habría detectado a principios de enero del 2009 un envío de armas, misiles antitanque y misiles tierra -tierra iraníes, destinadas a llegar a manos del Hamas. Según la información que posee Israel, el envío podría incluir misiles iraníes de un alcance de 70 kilómetros, con lo cual la organización palestina podría alcanzar la ciudad de Tel Aviv.

No obstante, el gobierno de Sudán desestimó la información de la CBS basada en datos del Pentágono y dio su propia versión de los hechos.

Sudán dijo que fueron aviones estadounidenses y no israelíes los que atacaron su territorio y que los camiones trasnportaban personas y no armas.

El ministro de Transporte sudanés, Mabruk Mubarak Salim, dijo a la cadena Al Jazeera que con ese ataque la fuerza norteamericana destruyó el Puerto Sudán, al este del país, varios vehículos que transportaban a unas 800 personas víctimas del tráfico de personas. La mayoría murió, entre ellos había 200 sudaneses y centenas de Etiopía y de Eritrea.

El funcionario sostuvo que el bombardero fue realizado por tres aviones caza estadounidenses, de la flota que "se encuentra en Mar Rojo".

El ministro detalló además que las únicas armas que se encontraron en el lugar del ataque pertenecían al grupo de traficantes que transportan ilegalmente personas, integrado por "europeos y árabes".

En cambio, la información de la CBS luego repetida por Olmert consigna que 39 personas murieron a principios de enero en el norte de Sudán en un bombardeo de la Fuerza Aérea israelí.

"No tiene sentido entrar en detalles y cada uno puede usar su imaginación. Quienes necesitan saber, saben", dijo Olmert en una de sus últimas apariciones públicas como jefe de gobierno, en una conferencia en el Centro Interdisciplinario de Herzliya.

Las declaraciones de premierfueron posteriores a los dichos del ministro sudanés de Transportes.

Según la versión de la CBS, el armamento procedía de Irán y fue desembarcado en un puerto sudanés, donde se cargó en diecisiete pequeños camiones que debían llegar a Gaza a través del Sinaí egipcio, fronterizo con la franja palestina.Ya en el Sinaí, la "mercadería" era contrabandeada a través de los tuneles que penetran desde Egipto a la Franja de Gaza. Esos túneles fueron parcialmente destruidos por los bombardeos israelíes en la Operación Plomo Fundido en diciembre de 2008 pero ya han sido reconstruido por los militantes del Hamas.

Israel y los EEUU firmaron al término del operativo en Gaza un acuerdo que fuera respaldado posteriormente por los mandatarios de Europa y en el que se llama a aumentar los esfuerzos internacionales para frenar el contrabando de armas dirigido a Hamas.

Este acuerdo, que busca impedir el paso de armas iraníes a Gaza, incluye esfuerzos marítimos para identificar los buques que transporten armas, y el intercambio de tecnologías de EE.UU. y Europa para descubrir y prevenir el uso de túneles de contrabando de armas.

El consejero del Centro Nacional de Estudios Políticos egipcio, Mahmud Majluf, dijo en declaraciones a la televisión que la zona sudanesa atacada es un área desértica, fácilmente alcanzable por aviones de Estados Unidos e Israel.

Majluf recordó que EE.UU. mantiene una base aérea en Yibuti, en la que operan fuerzas británicas, españolas, francesas y alemanas, cuya creación fue dispuesta en 2002 en el marco de la llamada lucha contra el terrorismo.También Israel tiene fuerzas en la misma región, que pueden operar a partir de acuerdos con EE.UU.

Comentá la nota