Afirman que división en el Frente Primero Jujuy fue por los cargos del bloque

No hubo acuerdo en cuanto a la continuidad de Oscar Agustín Perassi como jefe de la bancada. Los dos grupos en que se escindió la bancada aseguran que son opositores.
El bloque de diputados del Frente Primero Jujuy quedó fracturado ayer al no lograrse un acuerdo respecto a los cargos. De un lado, Oscar Agustín Perassi –apoyado por Roberto Bidondo, Omar Toro, Cristina Romano e Isolina Comas- expresó la intención de continuar presidiendo la bancada, a lo que se opusieron Riad Quintar, Carolina Moisés, Susana Mayans y Eduardo Cammuso. La diputada Alejandra Mollón de Lyder se sumó a este segundo grupo.

Isolda Calsina, dirigente de Lyder, dijo a El Libertario que el motivo del conflicto fue la negativa de Perassi a renunciar a la presidencia y ante una consulta aseguró que el nuevo grupo es opositor.

Perassi, por su parte, explicó que ayer –siguiendo el reglamento- convocó a los integrantes del bloque a una reunión para incorporar a los electos y elegir al presidente, sesión que se realizó con la presencia de cinco legisladores y cumpliendo el orden del día.

De esa votación surgió la designación de Perassi como jefe del bloque y de Roberto Bidondo y Omar Toro como vicepresidentes primero y segundo, respectivamente.

Las negociaciones en pro de mantener la unidad del bloque venían desde hace varios meses por trabajosas instancias. Las disidencias más fuertes se dieron entre Perassi y Riad Quintar y se profundizaron con la llegada de Carolina Moisés, quien exigió y obtuvo la presidencia del bloque escindido.

La suerte del sub-bloque no está aún clara. Por una reciente reforma del Reglamento Interno de la Cámara, el grupo que encabeza Moisés está impedido de constituir una bancada distinta de la del Frente Primero Jujuy porque ésta es la alianza que los llevó en su lista.

Otra situación complicada es la de la radical cobista Cristina Romano, quien después de haber abandonado las filas ucerreístas, se sumó al Frente Primero Jujuy en 2007. Tras las elecciones de junio, Romano fue invitada a regresar al Radicalismo y así se hizo con un acto que encabezó el senador Gerardo Morales, pero nunca le levantaron las sanciones que se le aplicaron en su momento por haberse ido del partido.

El retorno incluía, obviamente, dejar sin efecto esas medidas disciplinarias pero el tiempo pasó y este compromiso nunca fue cumplido por las autoridades del Comité Provincia, explicó la legisladora, quien confió que continuará dentro del bloque de Primero Jujuy.

Comentá la nota