Afirman que desapareció un sacerdote argentino

Su familia no sabe de él desde hace 15 días
El sacerdote argentino Antonio Mancuello, de 57 años, fue reportado ayer como desaparecido en Haití por su familia, que mantuvo el último contacto una semana antes del terremoto que estremeció al país.

Uno de los familiares del sacerdote argentino informó ayer que el gobierno aún no tenía información sobre su paradero. "La última vez que supimos de él fue hace 15 días, cuando se iba a mudar al centro. El llamaba con frecuencia a mi mamá y hace una semana que no sabemos nada de él. Tenemos el celular, pero no contesta. La última vez que habló con ella fue una semana antes del terremoto", dijo Martín, hermano del sacerdote.

Entre sollozos, Mancuello añadió que "los frailes" de una orden franciscana que estaban con su hermano en Puerto Príncipe, la capital de Haití, "no saben nada" del sacerdote.

"Somos nueve hermanos y mi madre. Hasta los 30 años, Antonio hizo trabajos comunes y después empezó a misionar", reveló su hermano.

El padre Antonio comenzó a misionar en Haití dos años atrás, luego de realizar tareas religiosas en Chile, Paraguay, algunos países de Europa y en el Vaticano. "Tenemos los teléfonos de una casa que estaba a 22 kilómetros del lugar donde él vivía", dijo el hombre, y añadió que ese inmueble se derrumbó a causa del sismo.

Martín Mancuello describió a su hermano como una persona de baja estatura, con barba y con visión limitada, ya que sólo puede ver con un ojo.

En tanto, el gobierno argentino informó ayer que los restos del gendarme Gustavo Gómez, de 33 años, que formaba parte de las fuerzas de paz de la ONU estacionadas en Haití y que murió a causa del terremoto, llegarán hoy a las 11 a Aeroparque en un Hércules de la Fuerza Aérea.

En el sector militar del aeropuerto, los restos de Gómez serán recibidos por una guardia de honor, un contingente de la ONU, su esposa y familiares directos, además de varios funcionarios. Después de la ceremonia, los restos serán trasladados en un avión de Gendarmería a Posadas, donde vivía con su esposa y dos hijos.

Comentá la nota