Afirman que la crisis habitacional se agudizó todavía más en Bariloche

Organizaciones sociales que integran el Consejo Social de Tierras realizaron una dura crítica sobre el funcionamiento del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (Imtvhs) y señalaron que la falta de una política adecuada agravó la situación habitacional de la ciudad. Hace más de una semana pidieron una reunión con el intendente de la ciudad, Marcelo Cascón, que aún no se concretó. En la foto de José Luis Reybaud, parte del directorio del Instituto.
A un año de la declaración de Emergencia Habitacional que sancionó el Concejo Municipal el 22 de julio de 2008, las organizaciones sociales integrantes del Consejo Social de Tierras señalaron que no se distinguen respuestas orientadas a solucionar "el fondo" del problema y realizaron una dura crítica al funcionamiento del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda para el Hábitat Social (Imtvhs).

El informe presentado hace una semana y media por mesa de entradas debía ser analizado por el intendente Marcelo Cascón y al director del Imtvhs, Oscar Zamora, en una reunión especial del Consejo Social de Tierras que se suspendió primero por la Cumbre Unasur, luego por el viaje del director del Instituto y tal vez vuelva a suspenderse esta semana por un nuevo viaje.

El documento que firmaron seis organizaciones sociales, reiteró diversas críticas que se plantearon tiempo atrás a la anterior gestión del Instituto y aún no se modificaron, y advirtió que si no se realizan acciones urgentes "la situación se agravará aún más" y hará que se multipliquen "medidas de acción directa como las ocupaciones" aumentando la conflictividad social.

Dentro de los cuestionamientos realizados, las organizaciones volvieron a señalar que a un año de existencia del Instituto no se conoce un plan de trabajo diseñado ni una explicitación de las políticas de Estado "reales" que se aplicarán en el corto, mediano y largo plazo.

En este sentido, critican el avance del gobierno solo a través de firmas de "actas acuerdos" y "convenios" para la venta de tierras que responden a acuerdos preexistentes con determinados grupos y que no responden a "programas ni políticas en diseño" que sean equitativas para toda la población.

Señala, además, que el análisis de la crisis habitacional no varió en un año por lo que transcribieron textualmente el análisis realizado en un informe presentado a la gestión anterior del instituto, a principios del año 2009, en el que se expresa que "la constante detectada es el vencimiento de todos los plazos, dada la lentitud y la falta de capacidad y conocimientos con la que se abordan los procedimientos desde el Instituto de la Tierra y la Vivienda para el Hábitat".

El informe subraya como parte del problema la falta de "formación técnica y de capacidades" de los miembros del directorio del Instituto que se reflejaría, entre otras cosas, en la inexistencia de estrategias "para abordar los casos de mayor gravedad y que no pueden esperar procesos extendidos en el tiempo".

Observa también una falta de articulación de políticas conjuntas entre el Instituto y la Secretaría de Desarrollo Social y la falta de transparencia de la información que maneja el Instituto en cuanto a tierras y asignación de recursos.

Como aspecto positivo del trabajo realizado hasta el momento señalaron el trabajo que se está realizado en conjunto con la Secretaría de Planeamiento y Medio Ambiente "con un rico intercambio de ideas y aprendizajes -respetando lo que las organizaciones de la sociedad civil pueden aportar-, incorporando al tratamiento de la problemática habitacional el plan de ordenamiento territorial".

Finalmente, las organizaciones integrantes del Consejo Social de Tierras - Junta Vecinal Llanquihue, Fundación Gente Nueva - Equipo de Tierras Virgen Misionera-El Frutillar, Epadhes, Cooperativa La Pionera Patagónica, Asociación Civil Norte Sur, Moi, Un Techo para mi Hermano Bche, entre otros integrantes- reiteraron su intención de "co-diseñar política de hábitat de la ciudad de Bariloche y la disposición de colaborar en todos los aspectos, orientados principalmente a activar los derechos de las personas, a reequilibrar la distribución de poder y a construir comunidades más equitativas e inclusivas".

Comentá la nota