Afirman que la calidad del servicio es la clave del boom turístico tandilense

La afirmación surge de la Cámara de Turismo. En el último fin de semana largo del año las plazas están colmadas. Piden facilidades crediticias para que algunas empresas puedan ponerse a tono con las de mayor nivel.

En el último fin de semana largo del año, la ciudad volvió a lucir colmada de visitantes, que ocuparon la totalidad de las plazas disponibles y le imprimieron un ritmo singular a la habitual fisonomía lugareña.

Fue incluso el secretario de Turismo bonaerense, Ignacio Crotto, quien se encargó de subrayar que Tandil y Sierra de la Ventana fueron los destinos preferidos de quienes eligieron la provincia de Buenos Aires, principal destino turístico del país por estos días.

Desde la Cámara de Turismo se analizó el fenómeno, que ya resulta repetido, y se argumentó que es la "calidad del servicio" la que inclina la balanza en favor del descanso en las sierras.

El movimiento

Desde el mismo viernes, miles de turistas que habían realizado sus reservas con al menos 15 días de anticipación comenzaron a ocupar hoteles, cabañas y campings, en una escalada que fue aumentando con el correr de las horas. El clima poco apacible del sábado no desanimó a los visitantes, que pasearon por el centro y le imprimieron una llamativa vitalidad comercial. En este caso, la gastronomía fue el rubro que llevó las de ganar. Estuvieron también los que se animaron, pese a la lluvia, a descubrir desde sus vehículos los principales paseos lugareños.

La Terminal de Omnibus, en la que se desarrollaron operativos de control de descanso y alcoholemia a los choferes, también tuvo un incesante movimiento. Fue, paralelamente, uno de los lugares en los que las familias consultaron sin éxito por alojamiento. Ante ese revés, optaron por pasar la noche en sus galerías.

La misma tendencia se dio en Turismo y en comercios de distintos rubros, donde abundaron las consultas por plazas. "Ya no se puede venir a Tandil sin reserva, eso pasaba hace años", describió un operador.

Las razones

El titular de la Cámara de Turismo, Walter Orsi, analizó para este Diario la marcha del fin de semana, y dejó algunos conceptos sobre las claves del boom tandilense en materia turística.

En principio, sostuvo que "desde hace prácticamente dos semanas estaban todas las reservas hechas. El que consiguió en estos últimos días es porque hubo alguna cancelación de último momento. Esa es la característica que tiene hoy Tandil". Como anécdota, relató casos de personas que consultaron y al obtener una respuesta negativa, igual partieron de sus lugares de origen, con los lógicos inconvenientes que encontraron al llegar a la ciudad totalmente ocupada. Incluso hubo gente que no se amilanó y trajo sus carpas como plan B.

"A mayor calidad de servicio se mejora el nivel de ocupación", afirmó Orsi, quien hizo referencia en ese sentido a que "la mayoría de los fines de semana normales se trabaja muy bien, e incluso los días de semana". "Es una gran ventaja que tiene Tandil, un privilegio. Hay otros destinos en los que funciona al revés, las plazas que primero se ocupan son las de menor categoría", amplió.

Otro dato que destacó como "muy positivo" es el hecho de que "hay mucha gente que aún está descubriendo a la ciudad", con todo el potencial que eso significa, más allá del buen porcentaje que vuelve.

Orsi cree que las alrededor de siete mil plazas con que cuenta Tandil no constituyen un déficit. "No faltan plazas, al contrario, en todo caso hay que tratar de mejorar y aggiornar las de menor categoría, reinvertir en eso. Quizá falten algunas, muy pocas, para nichos muy específicos", sostuvo, y habló de la necesidad de obtener apoyos crediticios para impulsar a las empresas que necesitan invertir para mejorar la calidad de servicio.

Finalmente, ya en términos de proyecciones para el verano próximo, dijo que "comparativamente estamos muy bien", y destacó el trabajo que se ha llevado a cabo en todos los niveles para posicionar a la ciudad como destino.

Comentá la nota