La Afip trabaja con provincias en más estímulos al blanqueo

La Afip trabaja con provincias en más estímulos al blanqueo
Mendoza propondrá devolver 30% de lo invertido en crédito fiscal; Tucumán y Chaco harán algo parecido. Buenos Aires impulsarían descuentos impositivos del 100% invertido
Mientras se sigue trabajando en su reglamentación, la repatriación de capitales se reforzará con estímulos fiscales de las provincias. “La mayoría de los distritos justicialistas harán todo el esfuerzo necesario para captar la inversión. Y muchos contribuyentes querrán blanquear sus capitales no declarados, porque saben que iremos a buscar su dinero”, confió a El Cronista una fuente gubernamental. En el organismo recaudador, en tanto, argumentan que se “implementarán todas las medidas necesarias para recaudar más y estimular el blanqueo”.

Desde varias provincias barajan alternativas para contribuir al último de estos objetivo. La más importante de todas, un esquema de devolución impositiva para quienes realicen inversiones físicas. La primera reunión sobre el tema fue la del jueves último entre el jefe de la Afip, Ricardo Echegaray, y el gobernador de Mendoza, Celso Jaque. El mandatario formuló un proyecto de ley provincial para devolver hasta 30% de la inversión realizada, a través de crédito fiscal. Eso le informó a Echegaray, además de hablar sobre otros temas de normalización tributaria.

El mismo esquema, devolución impositiva de parte de la inversión, también podría implementarse en Tucumán y Chaco, con un porcentaje parecido al de Mendoza. Ya hubo contactos de los gobernadores respectivos, José Alperovich y Jorge Capitanich, con autoridades de la Afip por el tema. La repatriación de capitales votada por el Congreso nacional consiste en beneficios impositivos para el dinero que se destine a la compra y construcción de viviendas, inversiones agropecuarias e industriales, para turismo y servicios.

Los gobernadores tienen especial interés en las obras de infraestructuras, siempre útiles en años electorales. Pero también esperan que se avance en proyectos de inversión empresaria, que parecen frenados luego de las postergaciones anunciadas la semana pasada por Honda –u$s 100 millones– y Siderar, la empresa de Techint donde ya se invirtieron u$s 730 millones pero quedan pendientes más de u$s 1.000 millones.

En la búsqueda de un efecto distinto, el plan de estímulo más agresivo será el de la provincia de Buenos Aires. Podría devolverse el 100% de la inversión mediante el no pago de impuestos, agregando la devolución de tributos nacionales. La orden que bajó el gobernador Daniel Scioli es realizar todo el esfuerzo necesario para que no se caiga el nivel de inversión, pero analizando cuál sería el costo fiscal de las medidas.

En la Afip comentaron que “estamos trabajando fuerte con los gobernadores, con el énfasis puesto en facilitar proyectos de inversión. Si son obras públicas que se agregan a las ya anunciadas en el plan de $ 111.000 millones, mejor”. Y agregaron que “esperamos sumar a todas la provincias justicialistas”. Además de las cuatro mencionadas, se esperan consultas de Córdoba, Entre Ríos, La Pampa, Chubut, Formosa, Jujuy y Salta; mientras se descuenta el alineamiento de los gobernadores Daniel Peralta (Santa Cruz) y José Luis Gioja (San Juan).

De esta forma, haciendo frente con los gobernadores, la administración kirchnerista busca que el blanqueo de capitales sea lo más exitoso y amplio posible. El promedio histórico de estos perdones es el 1% de la recaudación, que en este caso arrojaría $ 3.000 millones. Mediante una mezcla de estímulos y medidas coercitivas, el oficialismo espera por lo menos duplicar esa cifra para sumar actividad económica y votos.

Comentá la nota