La Afip redobla inspecciones para difundir la moratoria

Visita mil empresas por mes con 200 inspectores. Encuentra un promedio de 30% de empleo en negro. A partir del 1° de setiembre, promete salir "con toda la fuerza del organismo".
La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) "redoblará su esfuerzo" en Córdoba para acelerar las inspecciones y difundir entre las empresas con trabajadores "en negro" el denominado Acuerdo Fiscal, que ofrece facilidades para regularizar los empleos no registrados.

Así lo asegura el titular de la Delegación Regional Córdoba del organismo, Santiago Cataldo, según el cual desde marzo hasta la actualidad se inspeccionaron cuatro mil empresas, cifra que no incluye a Río Cuarto, donde funciona otra delegación.

En los rubros servicios, call center, comercios, concesionarias de autos y empresas de transporte, entre otras, la Afip ha registrado un promedio de 30 por ciento de trabajadores "en negro", proporción que se eleva en sectores como el gastronómico y hoteles –principalmente delivery de comida– y en playas de estacionamiento.

El organismo lanzó en marzo el denominado Acuerdo Fiscal, vigente hasta el 31 de agosto. El plan ofrece facilidades para cumplir con deudas impositivas y de la seguridad social; para regularizar empleo no registrado –también da beneficios para la inscripción de nuevos trabajadores– y para blanquear dinero en el exterior. En esta segunda opción, el plazo para inscribir a los empleados vence el 1° de agosto, en tanto el plan de pagos estará vigente durante todo el mes.

Para estas inspecciones, se sumaron a esta delegación 65 ex empleados de las desaparecidas AFJP –de un total de dos mil que se incorporaron en el país– con lo que el organismo suma en Córdoba casi 200 inspectores.

"Faltan pocos días para que finalice el plazo de inscripción de los trabajadores, así que se redoblarán los esfuerzos para que las empresas aprovechen estas facilidades; a partir del 1° de setiembre saldremos con toda la fuerza del organismo, primero a las empresas con irregularidades ya relevadas y luego al resto", indicó Cataldo.

Poca repercusión. Hasta ahora, no hay datos oficiales sobre la cantidad de empresas que se adhirieron al Acuerdo Fiscal. Sin embargo, entidades empresarias y profesionales locales coinciden en que la repercusión no ha sido importante. El contexto ayuda poco, ya que muchos empresarios esperan posibles reducciones de personal; además, las facilidades ofrecidas por la Afip no terminan de tentar a las Pyme.

"Sólo se adhirieron en casos muy puntuales; hasta ahora no hubo una gran repercusión. La iniciativa es buena, pero la situación no ayuda, habría que extenderla hasta el 31 diciembre y acompañarla con una buena rebaja en las contribuciones patronales", resalta Gabriel Tobal, vocal y asesor impositivo de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme).

En este sentido, el profesional destaca que el sistema tributario "debería rehacerse de una forma más flexible para las Pyme, tanto en materia impositiva como en relación a laboral".

Víctor Aramburu, especialista de la consultora Deloitte, advierte por su parte que este blanqueo del personal "condiciona a mantener el plantel por dos años; hay que tener en cuenta que no se está en una etapa de expansión y que los empresarios no saben si el año próximo tendrán trabajo para sus empleados".

Pero lo más difícil para el Acuerdo Fiscal es romper la cultura de la evasión presente en algunas empresas.

En este sentido, Luis Oliva, gerente de la Cámara de Comercio de Córdoba, admite: "Como no ofrece grandes beneficios indirectos, el que tiene empleados en negro va a seguir así; ahora hay una división muy marcada y el que está afuera del sistema lo está en lo laboral y en lo impositivo".

Comentá la nota