AFIP presiona a contribuyentes que no entraron a la moratoria

AFIP presiona a contribuyentes que no entraron a la moratoria
Incrementaron los controles sobre contribuyentes que no ingresaron al blanqueo y tenían deudas impositivas. Se iniciaron 36.000 juicios y 21.000 embargos
La AFIP esperó a que terminara el blanqueo y la moratoria impositiva para salir a buscar a quienes presume que siguen en la clandestinidad. Así finalizado el plazo de acogimiento al perdón impositivo en agosto, se incrementaron exponencialmente desde entonces las acciones de cobranzas tanto en la cantidad de juicios, montos y embargos.

En octubre se superó el 266% del dinero reclamado comparado con agosto y se aumentó un 100% la cantidad de reclamos iniciados por un valor superior a $ 562 millones.

La AFIP, a cargo de Ricardo Echegaray, inició en octubre 36.306 juicios por cobranzas a contribuyentes morosos por un valor superior a los 562.605.689 millones de pesos.

Asimismo, también se solicitaron embargos por más de

$ 310 millones sobre fondos y valores depositados por contribuyentes deudores en entidades financieras.

Al comparar los montos y la cantidad de juicios iniciados en octubre con relación a agosto –mes en que finalizó el Acuerdo Fiscal– se registró un aumento del 100% de los casos y un 266% del dinero reclamado. Dicho incremento se obtiene al pasar en los períodos comparados de 18.095 reclamos en agosto por un valor de $ 153.609.000, a 36.306 casos en octubre por un valor de $562.605.689.

En tal sentido, en octubre la AFIP obtuvo 21.301 respuestas positivas de las entidades financieras y logró trabar embargos por $ 310.147.244 pesos a contribuyentes morosos, lo que representa un incremento interanual del 67,13%, si se compara con el mismo mes del año anterior.

Con la moratoria fiscal, el contribuyente que entró está pagando en este momento la deuda que se tenía hasta diciembre de 2007 en 120 cuotas y con un interés del 0,75% mensual, lo que implica pagar sólo el 20% o el 25% de lo que se terminaría pagando si se perdiera un juicio, y con ese bajo monto, el contribuyente se aseguró que no tiene a futuro ninguna contingencia, por eso muchos decidieron dejar la vía contenciosa y acogerse al perdón fiscal.

Con respecto a la dificultad para pagar sin cuotas ni facilidades los impuestos correspondientes a 2008 por los bienes blanqueados al 31 de diciembre de 2007, la gente que no tuvo plata para pagarlos, postergó la presentación del 2008, y lo pagará más tarde y con más intereses, indicaron especialistas consultados.

En tal sentido, los Consejos Profesionales en Ciencias Económicas y la Federación que los agrupa siguen insistiendo ante Echegaray en que, al menos, se otorgue un plan de cuotas para los impuestos del 2008 correspondientes a bienes blanqueados.

Comentá la nota