AFIP hace negocios con Capital

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) está a punto de quedarse con el terreno de 9 de Julio y Pedro Molina, propiedad de la Municipalidad de Mendoza.
El predio fue uno de los once que salió a vender el año pasado la Comuna capitalina, y el anuncio fue efectuado en una concurrida conferencia de prensa convocada por el intendente Víctor Fayad.

El lugar es actualmente un viejo edificio del Municipio que no cumple mayor utilidad y que suele ser reducto de trastos y elementos de poca monta, aunque seguramente un inventario sacará a la luz lo que allí existe. Entre otros servicios que prestó la esquina se cuenta, hasta la década del 70, el de ser sede de la Cochería Municipal, un servicio fúnebre que les ofrecía la Comuna a los sectores de la población más carenciados.

En algunos casos los restos eran llevados desde allí al Cementerio de la Capital por las funerarias del medio. La venta de los terrenos causó polémica, porque entre ellos se encontraba el del teatro Mendoza, en la calle San Juan, lo que provocó la queja de muchos sectores, principalmente vinculados a la cultura.

A casi un año del anuncio de Fayad, las licitaciones por lo general fracasaron.

Se vendían en total 70.000 metros cuadrados que incluían sobre todo espacios en los alrededores del Parque Central. Se estimaba recaudar unos 30 millones de pesos con la venta de los once terrenos.

En relación con el edificio de Pedro Molina y 9 de Julio, la operación se pudo realizar en forma directa, sin necesidad de licitar, porque se trata de una compra-venta entre organismos públicos: en este caso, AFIP y Municipalidad de Mendoza. Esto está avalado por la Ley de Contabilidad de la Provincia.

La secretaria de Infraestructura, Servicio y Ambiente de la Comuna, Laura Profili, confirmó las operaciones entre la Municipalidad y AFIP, que fueron deslizadas hace un tiempo por el intendente Víctor Fayad. "Hay un trámite en Buenos Aires que está esperando algunas firmas para escriturar", indicó ayer la funcionaria, que espera las rúbricas finales para confirmar la operación.

En el predio, de 993,76 metros cuadrados, se presume que la AFIP construiría un edificio de algunos pisos para reforzar la atención de su sede de la calle Garibaldi. Además, hay oficinas del organismo en la avenida San Martín, que son incómodas y se encuentran generalmente colapsadas. También podría albergar oficinas de la Administración de Aduanas, que ahora están en la calle Peltier, en el Barrio Cívico.

Comentá la nota