La AFIP detectó irregularidades en el 45% de los comercios de Calamuchita

Los inspectores de la delegación Río Cuarto del organismo fiscal llevaron adelante el operativo verano. Verificaron la no emisión de facturas por ventas y la elevada morosidad en el pago del Monotributo

En el 45 por cien­to de lo­ca­les co­mer­cia­les y de ser­vi­cios del Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta, la AFIP Río Cuar­to de­tec­tó al­gún ti­po de irre­gu­la­ri­dad, en el mar­co de un am­plio ope­ra­ti­vo de con­trol que se rea­li­zó du­ran­te la se­ma­na en uno de los prin­ci­pa­les lu­ga­res tu­rís­ti­cos de la pro­vin­cia.

Una quin­ce­na de sa­bue­sos de la de­le­ga­ción Río Cuar­to del or­ga­nis­mo tri­bu­ta­rio no se to­ma­ron va­ca­cio­nes y re­co­rrie­ron las prin­ci­pa­les ciu­da­des del Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta, co­mo San­ta Ro­sa, Vi­lla Ge­ne­ral Bel­gra­no, Em­bal­se, en­tre otras, en di­fe­ren­tes ho­ra­rios y lu­ga­res, don­de se de­tec­ta­ron im­por­tan­tes si­tua­cio­nes irre­gu­la­res que han da­do lu­gar a las ac­tua­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas de ri­gor es­ta­ble­ci­das en la Ley de Pro­ce­di­mien­tos Fis­ca­les.

Des­de la de­le­ga­ción de ca­lle San Mar­tín al 150 de nues­tra ciu­dad, se in­for­mó que del con­trol fis­cal rea­li­za­do se des­cu­brie­ron irre­gu­la­ri­da­des en un 45 por cien­to de los ca­sos ve­ri­fi­ca­dos.

Las fa­len­cias que de­ter­mi­na­ron los agen­tes fis­ca­les con­sis­ten en la no emi­sión de fac­tu­ras por ven­tas de pro­duc­tos y pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios, fal­ta de do­cu­men­ta­ción res­pal­da­to­ria de mer­ca­de­ría trans­por­ta­da, mo­ro­si­dad en el Mo­no­tri­bu­to, no ins­crip­ción an­te es­te or­ga­nis­mo, en­tre los más rei­te­ra­dos.

Las ac­cio­nes de ve­ri­fi­ca­ción con­sis­ten en con­tro­les en la vía pú­bli­ca a con­su­mi­do­res, con­tro­les de fac­tu­ra­ción y re­gis­tra­ción a em­pre­sas y re­le­va­mien­to de per­so­nal exis­ten­te, y con­tro­les en ru­ta so­bre el trans­por­te de las mer­ca­de­rías, en­tre otros.

De los pro­ce­di­mien­tos que se rea­li­za­ron a lo lar­go de la se­ma­na for­ma­ron par­te unos quin­ce fun­cio­na­rios fis­ca­les, con el apo­yo de fuer­zas de se­gu­ri­dad y de un im­por­tan­te equi­pa­mien­to tec­no­ló­gi­co ten­dien­te a ve­ri­fi­car la rea­li­dad eco­nó­mi­ca y la au­ten­ti­ci­dad de la do­cu­men­ta­ción res­pal­da­to­ria.

"Es­tos con­tro­les se man­ten­drán en los pró­xi­mos días te­nien­do en cuen­ta la in­for­ma­ción que dis­po­ne es­te or­ga­nis­mo so­bre las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas de la re­gión se­rra­na y los des­víos fis­ca­les­/pre­vi­sio­na­les más im­por­tan­tes", se in­di­có des­de la AFIP, a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de pren­sa.

Es­tos ope­ra­ti­vos son ha­bi­tua­les du­ran­te la tem­po­ra­da de ve­ra­no y se ex­tien­den prác­ti­ca­men­te du­ran­te los dos me­ses de ma­yor afluen­cia tu­rís­ti­ca, co­mo ene­ro y fe­bre­ro.

Ade­más de los da­tos que re­co­gen los ins­pec­to­res en la ca­lle, se rea­li­za otro pro­ce­so en for­ma pa­ra­le­la en el mis­mo or­ga­nis­mo, co­mo el cru­za­mien­to de da­tos con otras re­par­ti­cio­nes pú­bli­cas na­cio­na­les, pro­vin­cia­les y mu­ni­ci­pa­les.

El 35% de empleo informal

En el mar­co de los ope­ra­ti­vos se­rra­nos que de­sa­rro­lló la de­le­ga­ción Río Cuar­to de la AFIP en las lo­ca­li­da­des del Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta se de­tec­tó que el 35 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res es­tán en ne­gro.

Ade­más de los con­tro­les pre­ven­ti­vos, se rea­li­za­ron pa­ra ve­ri­fi­car la se­gu­ri­dad so­cial, por lo que el 35% del per­so­nal no es­ta­ba de­bi­da­men­te re­gis­tra­do, se in­di­có.

El por­cen­ta­je de per­so­nal en si­tua­ción in­for­mal en las sie­rras cre­ció con re­la­ción a otros años, se pu­do cons­ta­tar en fuen­tes se­gu­ras.

En un ope­ra­ti­vo si­mi­lar rea­li­za­do en el 2007 se ha­bía cons­ta­ta­do que el 20 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res no te­nían los apor­tes al sis­te­ma de se­gu­ri­dad so­cial.

Los ins­pec­to­res es­tán equi­pa­dos con tec­no­lo­gía de úl­ti­ma que les per­mi­te de­ter­mi­nar en el mo­men­to la si­tua­ción del em­plea­dor y del em­plea­do.

Comentá la nota