La AFIP contra Narváez.

A sólo un mes del comienzo de la campaña electoral, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) le confirmó al juez federal Octavio Aráoz de Lamadrid los tres contactos telefónicos que el candidato del PROperonismo Francisco De Narváez tuvo con el rey de la efedrina, Mario Roberto Segovia.
Este organismo del Estado no se limitó a responder el requerimiento de la Justicia, sino que además distribuyó esa misma información a todos los medios de comunicación.

Con gran rapidez, la AFIP le confirmó a Aráoz de Lamadrid la información sobre las tres llamadas telefónicas que De Narváez le hizo a Segovia, quien fue detenido en una de las causas por la efedrina en noviembre de 2008. Aunque es poco habitual, los medios también recibieron en simultáneo un comunicado de esta entidad sobre la información requerida por la Justicia.

Las llamadas, que van del 1 de junio al 30 de septiembre de 2006, fueron informadas por la compañía de teléfonos Nextel.

A pesar que no existía una denuncia judicial, De Narváez se presentó ante el titular del Juzgado Federal 9, Secretaría 18, de Aráoz de Lamadrid, para pedir que se lo investigara frente a la sospecha del comienzo de lo que algunos tildan de campaña sucia.

El candidato a gobernador bonaerense negó a este diario haber hablado con Segovia o (Héctor Germán) Benítez –nombre con el que Segovia importaba discos abrasivos para pulir– y señaló: "Ni bien tomé conocimiento de que una nota periodística nos intentaba relacionar con esa causa de los CD denuncié ante el juzgado interviniente el hecho poniendo a disposición todos los elementos que tengo a mi alcance".

El papel de la AFIP kirchnerista en este caso no pasa desapercibido en medio de la campaña.

Comentá la nota