La AFIP apunta contra empresas mineras, alimenticias y pesqueras

La AFIP puso la lupa sobre las exportadoras de alimentos, las empresas mineras y las pesqueras. Esos sectores concentrarían las miradas de los funcionarios, apuntando a alcanzar las metas de recaudación del año.
Según pudo saber Clarín, esos serían las industrias consideradas como las principales sospechosas de subfacturación por parte del organismo que preside Ricardo Echegaray.

El organismo recaudador está trabajando sobre un minucioso listado de 2.500 exportadores, cuyos datos estaría cruzando con operaciones financieras registradas en el Banco Central más la información propia obtenida de las declaraciones impositivas de Bienes Personales, Ganancias e IVA de los socios de las compañías y de las propias empresas bajo la lupa.

El Gobierno dispara toda su artillería para alcanzar la meta de casi 305.000 millones de pesos con la que debe cumplir este año. Hasta ahora lleva recaudados cerca de 225.000 millones de pesos.

Lo que más preocupa a los funcionarios de la AFIP es que la pauta 2010 prevé 350.000 millones de pesos de ingresos tributarios, justo en un año que se preanuncia con un crecimiento económico más débil que los anteriores.

Los economistas del Gobierno coinciden en que las exportaciones también tendrían menos protagonismo; por eso la AFIP buscaría afilar su tarea sobre las personas físicas involucradas con esos exportadores evasores.

Estas sospechas aceleraron los convenios de la AFIP con países considerados paraísos fiscales.

El jueves Echegaray anunció un acuerdo para levantar el secreto financiero y bancario con Mónaco y anunció que firmará otros 3 antes de fin de año: uno de ellos con las Islas Caimán.

La sospecha del organismo recaudador pasaría por considerar que estas compañías subfacturarían sus ventas al exterior, argumentando que esos paraísos fiscales son el destino final de sus exportaciones, cuando sólo serían una escala.

"La idea es fortalecer la recaudación y seguir a los grandes operadores financieros", dijo Echegaray cuando presentó ella cuerdo con Mónaco.

Ante la consulta sobre las sospechas de la AFIP, el titular de ese organismo remarcó: "Se trata de grandes compañías y de grandes contribuyentes que no exteriorizan acá una parte importante de su patrimonio".

La lupa que le puso la AFIP a las exportadoras alimenticias, mineras y pesqueras justo se da cuando el organismo y la Cámara de Exportadores protagoniza una pulseada. El titular de esa entidad, Enrique Mantilla, calificó como "una zoncera" y "una vuelta a políticas del FMI", si el Gobierno logra que Congreso apruebe una ley para gravar la devolución de impuestos a la exportación.

Estarían en juego 700 millones de pesos.

Comentá la nota