La AFIP admite casi 40 por ciento de empleados privados no registrados

La AFIP admite casi 40 por ciento de empleados privados no registrados
El director de Recursos de la Seguridad Social del organismo, Iván Budassi (foto), reconoció que "se redujo", pero que todavía es una "preocupación". Alertó por riesgos laborales y dijo que "regularizar trabajadores cuesta 0".
El director general de los Recursos de la Seguridad Social de la AFIP, Iván Budassi, admitió hoy que el empleo privado sin registrar ya alcanza a casi 40 por ciento de la población económicamente activa.

Budassi precisó a radio El Mundo que "el porcentaje de empleo no registrado ronda entre 34 y 35 por ciento", aunque puntualizó que "si se quita el empleo público, que por sus condiciones es regular, las cifras rondan 38 por ciento".

El funcionario indicó que el empleo en negro en los últimos años "se redujo pero es un tema de preocupación" para el Gobierno.

Asimismo, alertó que "hay riesgos laborales" para las empresas que no regularizan a sus trabajadores, porque subrayó que "si un trabajador se accidenta o se da por despedido, el costo puede llevar a la quiebra a cualquier pyme".

En marzo pasado, el INDEC informó que la informalidad aumentó del 36 al 37,8% entre el tercer y el cuarto trimestre del año pasado. Eso implica que casi 4,3 millones de personas trabajan sin cobertura médica, aportes jubilatorios ni red de seguridad social.

El director de la AFIP puso de relieve que cuando se trata de un trabajador en negro, por despido, "la indemnización puede cuadruplicar a la común", es decir, cuando es un empleado registrado.

Budassi destacó que "regularizar trabajadores cuesta 0", y remarcó que para ello, el empleador "no tiene que pagar aportes atrasados ni multas de ningún tipo".

Además, señaló que "hay 50 por ciento de descuento para primer año de aportes, y 25 para el segundo", aunque subrayó que "no se puede despedir personal por 2 años".

Idesa cuestiona al Indec. Unos 100 mil puestos de trabajo se perdieron en el país en el primer trimestre del año por el impacto de la crisis externa y por el descenso de la actividad económica típico del verano, aseguró el Instituto para el Desarrollo Argentino (Idesa). Sobre la base de esa cifra, cuestionó duramente al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) por asegurar que el desempleo "se mantuvo" en los primeros tres meses del año en una tasa del 8,4 por ciento.

Pero para Idesa, "no resulta creíble" un aumento en el empleo en el primer trimestre del año y la cifra oficial debería haber sido del 9,4 por ciento. "Que el Indec diga que en los primeros tres meses el empleo creció respecto al cuarto trimestre de 2008 no sirve como información laboral", aseguró la consultora.

Según explicó, en los primeros trimestres de cada año se registran niveles de empleo inferiores a los del cuarto trimestre de los años precedentes por razones de estacionalidad.

Destacó que la pérdida de fuentes de trabajo al principio del año "es una regularidad que se viene repitiendo desde hace una década, bajo contextos económicos y laborales muy disímiles".

El desempleo crece históricamente en el primer trimestre porque en la temporada de vacaciones disminuye la actividad productiva en los grandes centros urbanos. En ese escenario, es frecuente que se corten los empleos temporarios, se suspendan actividades y que muchos ciudadanos emigren hacia otros empleos en lugares de veraneo.

Comentá la nota