El PL afín al FdeT pide coherencia a los díscolos.

El sector de Josefina Meabe recomendó "enfriar la cabeza" a quienes pretendían sacar el sello del frente gobernante. En tanto, desde el sector que lidera Cassani tantean la opinión de los afiliados, sobre qué es lo más conveniente para la escuadra "celeste".
El resultado de la convención liberal continúa produciendo hechos que desnudan una fractura puertas adentro del partido de Torrent, tras la decisión de que la escuadra "celeste" continué en el Frente de Todos (FdeT).

No son pocos los que desde el sector que encabeza la presidente electa del PL, Josefina Meabe de Mathó, consideran que los que propiciaban la partida del Partido Liberal (PL) hacia otro frente, vayan por afuera de la estructura del partido.

Si bien el sector disidente a seguir como socio del gobernador Arturo Colombi en los próximos comicios adelantó que analizarían lo que dice la mayoría de los afiliados y en ese sentido actuarían, la idea de ir a las urnas como integrante de la alianza gobernante no les cuadra.

Este sector está encabezado por los diputados provinciales Pedro Cassani y Pili Quintana, el dirigente "celeste" Horacio Pozo, en alianza con el actual presidente del PL Alejandro Sitjá y Balbastro.

No obstante, desde el sector que propicia no abandonar el FdeT piden que no tomen decisiones sin el debido análisis.

"Hicimos un esfuerzo importante para sortear escollos judiciales y ganar las elecciones internas para normalizar el partido, así que sería una picardía que nos separemos ahora, máxime cuando el 1 de junio asumen las nuevas autoridades", dijo el diputado provincial Bernardo Quetglas en alusión al quiebre que se divisa tras ‘bambalinas’". Lo que se vio en la convención, ya se había anticipado durante una reunión que se realizó el sábado previo a la reunión del máximo órgano liberal en San Cosme, donde un grupo de dirigentes acordaría avanzar en las negociaciones con "Encuentro por Corrientes". La Convención del PL se volverá a reunir el próximo 5 de mayo, donde se definirán las candidaturas para las elecciones legislativas del 28 de junio.

"Habrá quien tenga mejor relación con los socios (del FdeT) que otros, pero lo ideal es que el partido siga funcionando orgánicamente y no avanzar con decisiones que nos dividan", sostuvo Quetglas.

De esta manera los liberales, que si bien buscan mostrarse unidos en la práctica, tienen una disyuntiva que ya no sólo separa a los que siguen a Ricardo Leconte, sino que a los que hace un tiempo creían que el FdeT era la mejor oposición.

Comentá la nota