"Los afiliados son rehenes con el aval del Gobierno"

Dos organizaciones de defensa del consumidor coincidieron a Criticadigital en la necesidad de que se esclarezcan las causas de las subas de 19% de las prepagas y en lo urgente de una ley regulatoria.
A partir de este miércoles, usuarios de medicinas prepagas comenzaron a recibir las notificaciones con los aumentos escalonados que sufrirán desde septiembre.

Tanto el presidente de la asociación civil Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco), Pedro Busetti, como la titular del Centro de Educación al Consumidor (CEC), Susana Andrada, denunciaron un acuerdo velado entre el Gobierno y las empresas privadas dedicadas a la salud para el aumento indiscriminado de las cuotas, amparados en la falta de un marco regulatorio del sector.

"Estos aumentos son consecuencia directa de la autorización que el Gobierno Nacional le otorgara a las empresas de medinas pregapas para que se brinden el segundo aumento del año. Un incremento que no responde a ningún estudio de costos de las empresas, por consiguiente el usuario no conoce cuál es su origen ni razonabilidad", dijo Busetti a Criticadigital.

El defensor de los usuarios culpó de esta situación a "la falta de un marco regulatorio en torno al sector y a la no aprobación por parte de la Cámara de Senadores de un proyecto de ley que regule las prestaciones y las cuotas de las empresas".

Recordó que en junio de 2008 Diputados aprobó, casi por una unanimidad, un proyecto de ley que se esperaba fuera aprobado en el Senado en agosto y en la actualidad sigue "cajoneado en la comisión de salud".

En diálogo con Criticadigital, Susana Andrada también remarcó "la ausencia de una ley regulatoria" y se mostró pesimista en cuanto a las acciones que se puedan llevar adelante.

"Es muy poco lo que pueden hacer los usuarios, ya que lo único estipulado es el tiempo de anticipo con el cual debe ser informado dicho aumento, que es de 30 días", dijo la titular del CEC y remarcó la obligación de "determinar claramente de cuánto es el aumento, con valores reales y no aproximados o estimativos".

Andrada dijo que "no existen motivos para que se lleve a cabo un aumento, ya que la salud es un bien social que no tiene que ser visto desde el punto de vista de la rentabilidad empresaria".

En este sentido, Busetti precisó que en lo que va del año el sector de la medicina prepaga logró incrementos del valor de las cuotas que superan el 30%, "pero sin aportar ningún estudio de costo ante el Gobierno y los afiliados, que tienen derecho a conocerlos".

Comentá la nota