Una afiliada al Pami falleció sin atención médica

Según una denuncia, mientras desde la obra social de los jubilados se indicaba que no podían responder al requerimiento de médico y/o ambulancia, desde el 911 se respondió que no estaba en sus manos.
En la mañana de ayer, Perla Mabel Sirimarco, domiciliada en el barrio UPCN, se comunicó con LU2 Radio Bahía Blanca, para dar a conocer que, el domingo último, a las 10.05, telefoneó al 911, a fin de solicitar el número telefónico de atención de las emergencias del Pami, para que concurrieran a asistir a su vecina, María Elisa Quesada, una paciente asmática y con problemas de corazón que se estaba ahogando.

"Llamé a Pami solicitando una ambulancia con urgencia. Después de contestar todas las preguntas que me hicieron, que fueron muchas, me respondieron que me mandarían un médico, pero, la ambulancia, sólo si el profesional lo consideraba necesario", relató.

"Volví a repetir que se estaba ahogando y que ya estaba violeta. Esperé y, como no venía, volví a llamar al Pami y me respondieron que estaban muy complicados para enviar tanto el médico como la ambulancia.

"Llamé de nuevo al 911, pidiendo por favor ayuda y me dijeron que insistiera con el Pami, que eran ellos los que me podían solucionar el problema, que no estaba en sus manos", continuó.

"Decidimos llevar a mi vecina en mi auto, la bajamos desde el primer piso, en el primer descanso se desvaneció y, al llegar al hospital, ya estaba muerta, falleció en el auto", redondeó.

Agregó que, el martes, su esposo concurrió a la oficina del 911 y le informaron que el Pami dio la orden de no atender a sus afiliados.

Del Pami

El director ejecutivo de la UGL V del Pami, doctor Diego Palomo, negó enfáticamente que tan instrucción haya sido cursada, agregando que el sistema de emergencias municipal lleva atendidos varios pacientes afiliados a la obra social; paralelamente, consideró vital que toda la población, ante una emergencia, pueda comunicarse al número 911 y que sea el sistema el que discrimine luego si se trató o no de un paciente con cobertura social, idea que viene proponiendo a la comuna.

"A partir de que, el domingo último, una afiliada nuestra padeció una situación que terminó siendo fatal para ella, en primer término, tenemos que deslindar las responsabilidades del caso y cada parte se tendrá que hacer cargo de las mismas", sostuvo.

Aclaró que el Pami, desde hace cuatro años y medio, viene pagando en tiempo y forma a los prestadores (incluido Alerta, que tiene a su cargo las emergencias), por lo que "los prestadores tienen que tener la misma devolución".

"Tienen que dar prestaciones de calidad, que son las que merecen los afiliados. Si el prestador realmente está incurriendo en negligencias o faltas, deberá responder por eso", aseguró.

No obstante, Palomo entendió que el lamentable hecho debe abrir un debate sobre la atención de toda la emergencia en la ciudad.

"Tenemos que ir a un sistema que pueda ser todo lo integrado posible dentro de los medios con los que contamos en Bahía Blanca, porque hay voluntad para hacerlo (todas las instituciones intervinientes han manifestado su voluntad de concretarlo), para que sea sencillo para toda la población acceder al sistema sin dilaciones, independientemente de que tengan obra social o no", expresó.

Aclaró que las prestaciones del Pami han mejorado notablemente en los últimos años, pero admitió que, en materia de emergencias, siempre es poco y se manifestó convencido de que, por el camino de la propuesta mencionada, se puede mejorar el resultado.

Consultado sobre el detalle de la iniciativa en danza, precisó que la idea es que toda la población sea asistida llamando al 911 y que, puertas adentro, el municipio y la obra social organicen la atención de la demanda y los respectivos costos.

"Tenemos un sistema que el municipio ha logrado instalar con éxito, que es un número general para toda la ciudad, que funciona muy bien, con gente muy capacitada, que desarrolla una gran tarea, por lo que deberíamos pensar en que ese sea el número de entrada para todas las personas, considerando que, en un momento límite, es muy probable que el carnet de afiliado no esté a mano o no se recuerde el número telefónico de la obra social", sostuvo.

"Fue un gran mérito instalar el número telefónico de las emergencias; ahora, debemos trabajar con la secretaría de Salud de la Municipalidad, para que funcione de manera integrada", redondeó.

Admitió haber acercado la idea a la comuna y haber encontrado eco en el secretario de Salud, doctor Guillermo Quevedo, como en otros funcionarios municipales.

"Para la ciudad y los afiliados del Pami, sería un gran avance", terminó.

Comentá la nota