Afiches, volantes y votos académicos

Los 300.000 alumnos de la Universidad de Buenos Aires pasan por las urnas desde ayer y hasta el viernes para renovar los centros estudiantiles y elegir representantes en los consejos directivos. Aquí, una crónica de la primera jornada.
"No quiero más papeles", grita una alumna de la Facultad de Medicina con un pilón de volantes en la mano, cuando le ofrecen por enésima vez las propuestas de las agrupaciones que se postulan para representar a los estudiantes en el consejo directivo y para conducir el centro estudiantil. Con un padrón que ronda los 300.000 estudiantes, con clima intenso pero tranquilo, ayer comenzaron las elecciones de alumnos en las trece facultades de la Universidad de Buenos Aires. La asistencia a las urnas fue constante, pero se esperaba que la mayor parte se acerque a votar entre mañana y el viernes, cuando concluyan los comicios.

La característica sábana multicolor de afiches de todas las agrupaciones colgando del techo recibe a los estudiantes de Ciencias Sociales. "¿Sos de Sociología o de RT?" (Relaciones del Trabajo), preguntan sin cesar los militantes antes de entregar el volante indicado, porque también se votan representantes para las juntas de carreras. En el edificio de Marcelo T. de Alvear al 2200 no hay lugar para más anuncios de ningún tipo. En el piso también hay pegados carteles con propuestas para el centro de estudiantes y el consejo. Las ventanas están ocupadas, los cables, las barandas de las escaleras e incluso los escalones tienen inscripciones alusivas. En el tercer piso, lugar de la votación para Sociología, los alumnos hacen cola en las mesas. "Macri", anuncia poniendo voz de chanza una de las autoridades de mesa con la cédula de un chico en la mano. "El chiste me lo hacen seguido, pero lo peor es que trabajo con un contrato precario en el gobierno de la ciudad", se quejó antes de entrar en el cuarto oscuro.

A la vuelta, sobre Paraguay al 2100, la estudiante de Medicina no quiere más volantes. Gran cantidad de militantes van y vienen repartiendo panfletos y explicando las propuestas de sus agrupaciones. "Ahora está todo tranquilo, pero la semana pasada nos visitó la barra brava de Argentinos Juniors", dice Paolo, de El Gradiente (centroizquierda). Las denuncias cruzadas entre agrupaciones crecieron desde el desembarco de Nuevo Espacio (ex Franja e independientes), cuyos militantes niegan las acusaciones. Por atrás se pasea otra militante con una nariz de payaso "para ponerle un poco de alegría a la votación después de la campaña agresiva", explica.

En el subsuelo, donde las mesas de votación esperan a los alumnos, los dirigentes del QRS, la actual mayoría, sacan los primeros números "a boca de urna". La izquierda, que se presenta en El Frente (PO, CEPA, MST, y aliados), dice estar segura de "ganar el consejero de la minoría", según palabras de un dirigente. Su expectativa estaba puesta sobre las urnas del Ciclo Básico Común (CBC), que a diferencia de años anteriores se habilitaron en sus respectivas sedes para volver a la tarde, después de un escándalo que incluye una falsa resolución judicial.

Cruzando la Plaza Houssay, en la Facultad de Ciencias Económicas, los estudiantes se agolpan en la puerta del edificio entre gente que les ofrece volantes y programas. Pero al ingresar en el edificio, el escenario cambia: no se ven carteles, ni volantes, ni tampoco militantes. "Hicimos un acuerdo y se resolvió que en el edificio hubiera veda política", explicó un referente de Causa Estudiantil. La restricción llega hasta donde comienza el patio: a partir de allí se forma un pasillo interminable de personas que vuelven a ofrecer volantes, afiches e información sobre las mesas de votación. Se distinguen entre sí por los colores de las remeras: naranja para Nuevo Espacio, rosa para el Movimiento x Económicas (independientes, PO, CEPA-PCR), negras para Causa Estudiantil (socialistas K). "Por ahora votaron cerca de cuatro mil estudiantes", comenta un dirigente y agrega que, durante toda la semana, se espera la asistencia de "entre 35 y 37 mil alumnos", sobre una matrícula de alrededor de 60 mil estudiantes.

Comentá la nota