Afganistán: son 90 los soldados españoles muertos en la guerra

Ayer murió un cabo al explotar una mina al paso de su blindado. Crecen las críticas.
Cristo Ancor Cabello Santana, cabo del contingente español en Afganistán murió ayer al explotar una mina de gran poder cuando su vehículo blindado BMR pasó sobre ella. Cinco soldados españoles que integraban la patrulla resultaron heridos en el mismo incidente registrado en una ruta próxima a la ciudad de Heral, en el oeste de afgano.

El cabo, que pertenecía al Regimiento de Caballería Ligera Soria 9, había sido condecorado por su actuación en el contingente español en Líbano y se ha convertido en la víctima número 90 de la misión de paz española en Afganistán y la 150 en el total de todas las víctimas españolas en misiones de paz. Hace tiempo que se ha planteado el reemplazar a todos los vehículos que no estén especialmente protegidos contra este tipo de ingenios destructivos. Noventa y dos blindados "Lince" ya han sido distribuidos entre las distintas unidades de la misión española pero otros han demorado su presencia debido a que cuando llegaron tenían problemas serios en su sistema eléctrico.

La reacción de la opinión pública es cada más negativa antes el goteo constante de víctimas. De los 90 españoles fallecidos, 63 murieron al estrellarse, el 23 de mayo de 2003, un avión ruso Yakovlev que los transportaba de regreso a España después de haber finalizado su misión. Otros 17 militares fallecieron el 16 de agosto de 2005 al estrellarse un helicóptero Cougar en la localidad de Shindad, Afganistán.

En Canarias, de donde era originario el fallecido, su abuela declaró entre lágrimas: "Lo obligaron a ir. Dijeron que era una misión humanitaria y lo mandaron a una guerra". Este lamento expresa un sentimiento generalizado en muchos españoles.

En una encuesta realizada por el prestigioso diario La Vanguardia, el 68% de los consultados opina que las tropas españoles deben retornar. "No pintamos nada en Afganistán. Nuestros soldados mueren y nadie hace nada", dice uno de los apesadumbrados lectores. Unos 800 soldados españoles están desplegados en las provincias de Herat y de Badghis. Otros 450 soldados se enviaron para las elecciones presidenciales afganas. "¿Por qué nuestros soldados tienen que morir fuera de España? Ya está bien de que los políticos digan dónde y en qué país deben hacer la guerra", sostiene otro lector.

Muchos de los que se oponen a la participación española, relacionan el compromiso militar con el hecho de que España es el sexto país mundial de producción y exportación de armamentos, en especial minas. El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, expresó la "deuda permanente" que tiene la sociedad española con todos los soldados que trabajan por la paz en el extranjero. La ministra de Defensa, Carme Chacón partió a la tarde hacia Afganistán acompañada por el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, general José Julio Rodríguez y el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Fulgencio Coll.

Comentá la nota