Afganistán: EE.UU. revisa su estrategia

No descartan el envío de más tropas
KABUL.? Empantanadas en una guerra de guerrillas que ya lleva ocho años, las fuerzas norteamericanas y de la OTAN estacionadas en Afganistán necesitan un cambio urgente de estrategia para sacar al país asiático de la grave situación de seguridad en la que se encuentra sumido ante el fortalecimiento de la insurgencia talibana, advierte un informe del comandante supremo de las fuerzas aliadas.

En las últimas horas, el general Stanley McChrystal envió al Pentágono la tan anunciada revisión estratégica de la guerra en Afganistán, conflicto que el presidente norteamericano, Barack Obama, considera prioritario para su política exterior.

Pese a los rumores de las últimas semanas, el informe del militar no incluye el pedido de tropas para que sean enviadas al país asiático. Sin embargo, los analistas esperan que McChrystal oficialice ese reclamo por separado.

El incremento de soldados es un asunto espinoso que desataría un furioso debate en Washington sobre el futuro de las tropas estadounidenses en una guerra que se ha vuelto cada vez más impopular. Días después de asumir, Obama ordenó el envío de 21.000 soldados para reforzar la ofensiva aliada en las regiones dominadas por los talibanes.

"La situación en Afganistán es grave, pero el éxito aún es posible y requiere una revisión de la estrategia, de su instrumentación y de determinación, así como de una mejor coordinación de los esfuerzos", dijo McChrystal en un comunicado de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad, que agrupa a las fuerzas norteamericanas y de la OTAN.

McChrystal entregó su informe de evaluación estratégica al comandante estadounidense para Irak y Afganistán, el general David Petraeus, que lo evaluará con el secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates.

Luego de que Obama designó a McChrystal, en junio pasado, Gates ordenó la revisión para evaluar el rápido deterioro de la situación en Afganistán, donde los talibanes se han reorganizado e incrementado sus ataques con mejoras en sus tácticas, lo que condujo a un aumento en el número de bajas norteamericanas.

McChrystal dio a sus tropas nuevas pautas de comportamiento sobre el terreno para proteger a los civiles. Además, promueve el diálogo con algunos sectores de los talibanes, iniciativa que tiene el apoyo del almirante Mike Mullen, jefe del estado mayor conjunto norteamericano, y del premier británico, Gordon Brown.

Los cuatro comandantes regionales norteamericanos advirtieron la semana pasada al enviado de Obama a Afganistán, Richard Holbrooke, sobre la necesidad de recibir refuerzos para contener y eliminar la amenaza talibana.

Comentá la nota