Affaire Retrivi: Afirman que "no se puede poner al lobo a cuidar a las ovejas"

Luego de que se conociera la intercepción por parte de la Armada uruguaya de los barcos San Jorge I" y "Juan Pablo II", embarcaciones que pescaban de manera ilegal en aguas jurisdiccionales, con 90 toneladas de corvina en sus bodegas y cuyo armador es el empresario y Delegado del Puerto, Mariano Retrivi; el dirigente del Movimiento Libres del Sur, Juan Pablo Malaguti, cuestionó duramente al funcionario de Pulti.
En un comunicado de prensa titulado "Los empresarios ponen en riesgo la función pública: Las cosas que veo en las ‘costas’ de Montevideo", Malaguti explicó este jueves que "Mariano Retrivi proviene del corazón empresarial del puerto Marplatense. Familiar de Alberto Valastro, ex gerente de Giorno del Grupo Valastro, también durante el 2005 fue presidente de la Cámara de Industrias Pesqueras Argentinas (CIPA). Además mantiene una íntima relación con el Club Aldosivi, y como todo dirigente de fútbol, con su barra brava, siendo el actual secretario de actas de la comisión directiva. Retrivi es también gerente de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera y dueño de la firma armadora San Jorge. En junio de 2009 remplazó en el cargo de Delegado Municipal del Puerto, a Xavier Marcone, escándalo inmobiliario de por medio. Marcone fue separado del cargo por querer construir locales comerciales en una plaza pública del puerto. Hay que recalcar que Marcone es un importante empresario inmobiliario de la zona portuaria".

A reglón seguido, remarcó que "la función principal de Retrivi es habilitar, a través del Departamento de Pesca Comunal, las plantas de procesado del pescado capturado en mar. En este sentido el control recae principalmente en determinar la procedencia del pescado, además de controlar las medidas de higiene y seguridad de las plantas. Hace más de diez días un buque de su propiedad, el San Jorge I, fue detenido cuando pescaba corvina de manera ilegal en aguas uruguayas. El pescado fue decomisado y la embarcación quedó secuestrada. El propio Retrivi debió ir hasta Montevideo para pagar la multa –que oscila entre los 5 y los 100 mil dólares-, a pesar de que su versión inicial indicaba que estaba desvinculado de la empresa armadora. Además, si no había delito, ¿por qué habría que pagar la multa?".

Y destacó que "atender la resolución del delito en el marco de su actividad privada demandó al menos una semana de viaje por Uruguay. Durante este tiempo, la Delegación Municipal del Puerto quedó acéfala. A pesar de la gravedad del hecho, Mariano Retrivi prefirió el silencio y sólo se limitó a redactar, desde Montevideo, un comunicado que dejó más dudas que certezas. A través del escrito, el empresario explicó que los buques estaban ‘practicando arreglos sobres sus artes de pesca’. Aunque surgen algunos interrogantes: ¿Qué tan posible es que se reparen redes a la una de la madrugada? La Armada Uruguaya, según consta en el diario El País de Montevideo, informó que las embarcaciones navegaban "a dos nudos en diferentes rumbos". ¿No es esa la velocidad de arrastre necesaria para pescar corvina?".

En ese sentido, Malaguti agregó que "ninguna autoridad municipal realizó declaraciones públicas al respecto. Sólo el domingo, en declaraciones radiales, Horacio Tettamanti, secretario de Producción comunal y empresario del sector portuario, salió a defender al delegado municipal envuelto en el escándalo. En esa línea, el funcionario desligó del hecho a Retrivi al sostener que ‘el Delegado es un integrante de la sociedad y si alguien tiene una responsabilidad son los capitanes, unos de los mejores que tenemos’, pese a que insistió en que se trató de ‘un problema en el exterior y cualquiera fuera el barco implicado, me pongo un cuchillo en la boca y lo salgo a defender’. Parece ser que Tettamanti olvida que justamente por ser Retrivi delegado del Puerto, y a su vez empresario de la pesca, debe sostener su imagen pública, y justamente eso no se logra cometiendo delitos internacionales. Debe quedar en claro que –por su doble rol de funcionario público y empresario del mismo sector que debe controlar- no es un integrante más de la sociedad".

Además, el dirigente del Movimiento Libres del Sur señaló que "el hecho que haya sido en aguas uruguayas es agravante. Esto no es un partido de fútbol de las eliminatorias, estamos hablando de un gran negocio que termina cuando el pescado es procesado en plantas marplatenses, donde no se declara el origen del mismo por ser ilegal. Plantas que deben ser controladas por Retrivi, casualmente dueño del barco que comete la infracción y que echa la culpa al ‘capitán’. Más vale que Tettamanti se vaya sacando el cuchillo de la boca y empiece a pensar qué otras vinculaciones se pueden hacer con él, dueño de un importante astillero del país. Evidentemente Tettamanti sale en defensa de los de su misma especie: los funcionarios-empresarios".

"Es tiempo que empecemos a ver por que quienes deben controlar y gestionar no pueden ser juez y parte. Una importante cantidad de funcionarios y legisladores del gobierno de Pulti son empresarios vinculados íntimamente a los grandes negocios de la ciudad. Más allá de que sea legal, no se puede poner al lobo a cuidar a las ovejas. Aparentemente la tentación es muy grande", finalizó Malaguti.

Comentá la nota