Afectaría al sector siderúrgico argentino

El "compre estadounidense" perjudicaría ventas por US$ 150 millones; crítica del Gobierno
La siderurgia argentina, que está siendo golpeada por la crisis internacional, puede llegar a sufrir otro impacto si en Estados Unidos los senadores demócratas convierten en ley el paquete de estímulo fiscal que incluye el Buy American (compre estadounidense) para la adquisición de productos en el plan de infraestructura proyectado por el nuevo presidente, Barack Obama.

El presidente de la Cámara de Exportadores (CERA), Enrique Mantilla, advirtió que el sector acerero -en la Argentina los principales fabricantes son Techint y Acindar- sería el más perjudicado, al frustrarse envíos por entre US$ 100 y 150 millones.

Mantilla aclaró que no todas las exportaciones siderúrgicas se verían afectadas sino sólo las vinculadas con la obra pública. En los primeros diez meses de 2008, la Argentina exportó manufacturas de hierro y acero a Estados Unidos por US$ 200 millones, una cifra que no se podrá repetir este año dada la fuerte caída de los precios de las materias primas.

En 2007 (último año del que se disponen datos), las principales exportaciones a Estados Unidos fueron las de naftas (US$ 1599 millones), jugos (207 millones), aluminio (205 millones), químicos orgánicos (172 millones), máquinas mecánicas (130 millones), vinos (128 millones) y acero (125 millones). Mantilla admitió que la mayoría de estos productos quedará inmune y dijo, además, que confía en que el proyecto que debate el Senado norteamericano -al que se opone buena parte de los republicanos- se modifique después de la advertencia de Canadá de que no respetaría el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte y tras la respuesta del gobierno de Obama de que se cumplirán las normas de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El gobierno argentino también reaccionó. "Confiamos en que no haya países centrales que tomen medidas que puedan distorsionar la competencia", dijo a LA NACION el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Alfredo Chiaradia. "Así como algunos países periféricos pueden tener mayor margen en esta situación mundial, los centrales tienen una responsabilidad importante y deberían obrar con el ejemplo, porque a partir de medidas así los demás se sentirían libres de actuar en función de sus propios intereses. Necesitamos preservar ciertos principios de la OMC", agregó el secretario. Estados Unidos firmó compromisos sobre compras gubernamentales en esa organización, mientras que la Argentina (que tiene su ley de compre nacional) no.

"El sector siderúrgico podría verse afectado", reconoció Roberto Bouzas, profesor de la Universidad de San Andrés. "Pero, por la composición de las exportaciones argentinas a Estados Unidos, el efecto no sería demasiado importante porque el "compre estadounidense" abarca bienes para el plan de infraestructuras, y en eso el impacto lo tendrán los grandes exportadores de hierro y acero, como China o Brasil."

Bouzas observó que el "compre estadounidense" no fue una idea de Obama sino de los legisladores demócratas, "y esto refleja una nueva realidad política dentro del Congreso norteamericano: muestra el peso de sectores en favor de la protección del empleo" en ese país. "Esto se puede extender a la Ronda de Doha, que es más importante para la Argentina que el «compre estadounidense»", advirtió Bouzas. En Doha, los 153 países de la OMC discuten desde 2001 la reducción de subsidios agrícolas de las naciones ricas.

Algunos analistas observan un cambio en Estados Unidos, que antes se dedicaba a predicar contra el proteccionismo en el mundo y ahora analiza medidas de ese tipo. Pero otros recuerdan que durante el gobierno de George W. Bush se aprobaron leyes agrícolas que contemplaban fuertes subvenciones al sector y que el año pasado, a raíz de la crisis, se otorgaron subsidios a los sectores financiero y automotor.

"No es sorprendente este pragmatismo de Estados Unidos en este contexto de crisis -opina Bouzas-. Se trata de usar fondos públicos y de maximizar su impacto en el empleo norteamericano."

Mantilla observó que "en este momento en todos los países hay fuerzas contradictorias: protegen y después ven". Recordó que, en octubre, el Grupo de los 20, Estados Unidos incluido, había prometido no restringir más el comercio, pero concluyó: "El presidente era Bush. Obama quiere replantear los TLC".

Comentá la nota