Afectados por la creciente en Apipé perdieron todo y aún esperan asistencia

La creciente se llevó las casillas de la ribera en la Isla Apipé. Lo poco que quedó fue destruido por la misma fuerza del agua que golpeó las precarias instalaciones de las 30 familias que deben volver a empezar. Instalados en carpas en la zona alta, esperan por chapas y maderas para construir viviendas menos incómodas. Unas tres de ellas regresaron a la zona costera. Esta semana llegará ayuda de la EBY. El Municipio de San Antonio adeuda a comercios de Ituzaingó por mercaderías que compró hace 10 días. Esperan la firma de un funcionario provincial para que bajen los fondos prometidos.
La población de la Isla Apipé fue una de las más afectadas por la creciente del río Paraná. Las casillas de la ribera habían quedado cubiertas por el agua y esto obligó a unas 30 familias a reubicarse en la zona alta. Allí decidieron instalarse la mayoría y no quieren volver para no tener que soportar ante una nueva posible suba de las aguas las grandes pérdidas que ahora enfrentan. Alrededor de tres familias decidieron regresar a la costa por la incomodidad de vivir en carpas, pero el resto espera volver a empezar en el nuevo lugar.

El intendente de San Antonio de Apipé, José Ojeda, comentó a EL LIBERTADOR que los habitantes perdieron en forma íntegra sus chacras y las casillas quedaron destruidas por el propio movimiento del agua. También los isleños quedaron despojados de los pocos muebles con los que contaban: camas, sillas y mesas y roperos.

Además el pasto, que era utilizado para dar de comer a los animales, se pudrió y para algunos ganaderos que días atrás ante el avance del río decidieron movilizar su ganado en barcazas a Ituzaingó, les significó un importante desprendimiento económico difícil de recuperar en estas circunstancias.

UNA FIRMA

Alrededor de 10 días atrás, la Comuna adquirió, con la colaboración del Municipio de Ituzaingó, víveres y agrotilenos para las carpas que aún adeudan a los comercios ituzaingueños. Según comentó el intendente, se espera que esta semana bajen fondos comprometidos por el Gobierno provincial. Serían 40 mil pesos que además servirán para comprar materiales para construir casas para los reubicados. "Según nos explicaron hay demora porque debe firmar la autorización el nuevo secretario de Desarrollo Humano - Gustavo Wacker-", comentó Ojeda.

AYUDA DE LA EBY

El jefe comunal mantuvo también una entrevista con directivos de la Entidad Binacional Yacyretá para pedir ayuda. "Ya tenemos asegurado en Ituzaingó chapas de cinc y víveres que traeremos esta semana. Lo que nos preocupa son las paredes. Con la asistencia que recibamos del Gobierno veremos de qué material la hacemos. En una segunda etapa la EBY nos mandará madera, tirantes y agrotileno. También debemos asistir a los soleros, tan afectados", indicó.

Comentá la nota