Afecta a más gente el aumento del inmobiliario bonaerense

Unas 343.000 viviendas tributan más desde ayer, en lugar de las 160.000 previstas al principio
LA PLATA.- La suba en el impuesto inmobiliario de la provincia de Buenos Aires, que llega al 20% respecto de la tasa correspondiente a 2008, alcanza a 183.000 contribuyentes más de lo que el gobierno de Daniel Scioli había informado inicialmente. Con un total de 343.000 afectados, el universo de los que pagan más se incrementó en un 115 por ciento.

Este no es el único cambio que experimenta el impuesto inmobiliario. También se amplió el límite fijado para aplicar las subas: el valor fiscal de las propiedades alcanzadas por el aumento tributario descendió de 250.000 a 120.000 pesos. Así surge de la comparación de los datos oficiales difundidos ayer por el gobierno de la provincia de Buenos Aires.

"La ampliación del grupo de ciudadanos alcanzados por el incremento parece que se duplicó, pero es una pequeña modificación sobre el total de 4.500.000 contribuyentes", dijo el jefe de la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, y explicó que el cambio en el corte de la valuación fiscal se justifica por un aumento de 530.000 contribuyentes subsidiados.

Ayer, Scioli minimizó el impacto de la suba y enfatizó que no se trataba de un "impuestazo". "El 92 por ciento de las casas o departamentos de la provincia dejan de pagar, bajan o quedan igual: esto es, 4.250.000 propiedades", detalló (ver infografía). "De las 343.000 restantes -que es el 8%-, 252.000 suben un promedio del 12,3%. Y 91.000 no pagan porque se les devuelven 30 millones de pesos del impuesto derogado a la riqueza", dijo Scioli. No obstante, Montoya reconoció que a estas 91.000 propiedades se les computará la suba impositiva una vez que se extinga este crédito retroactivo.

Según el gobernador, la reforma buscó la igualdad en la distribución del ingreso al exceptuar a 429.000 jubilados y ex combatientes de Malvinas, subsidiar a 925.000 propietarios con viviendas de un valor fiscal inferior a los $ 75.000 y redondear con modificaciones de hasta $ 5 a 2.300.000 propietarios. "Hemos eximido del impuesto a más de un millón de hogares de bajos recursos para que los más pobres no paguen", agregó Scioli.

En términos de recaudación, la suba representará una variación del 0,65%. "Para el estado provincial son 8 millones más sobre los 1100 millones que ya recauda este impuesto", dijo Scioli, para desmentir la posibilidad de financiar parte del déficit del año en curso con el incremento.

Además, existe otra diferencia respecto de la información inicial. En noviembre, con un universo menor de contribuyentes alcanzados por la suba, el gobierno esperaba recaudar $ 50 millones. Montoya informó ayer que la baja a 8 millones "responde a la emisión de cheques fiscales -para las personas de menos recursos-, que nos cuestan unos 40 millones".

Críticas al alza

"Habrá que ver bien si el aumento llega como dice Montoya o es mucho más. Puede ser que diga una cifra y termine resultando otra, por actualización del revalúo fiscal. Así pasó con la luz: el aumento era del 40 por ciento y llegó a un 600 por ciento", dijo Pedro Bussetti, de la asociación Defensa de Usuarios y Consumidores (Deuco).

La oposición parlamentaria también cuestionó al gobierno. El senador por la UCR Diego Rodrigo expresó: "En los primeros días de diciembre, antes de votar la ley impositiva en la Legislatura, el ministro de Economía, Rafael Perelmiter, había asegurado que no iba a haber aumentos en los impuestos. Hoy las boletas llegan a los hogares de los bonaerenses con subas de hasta el 20 por ciento". Rodrigo agregó que la ampliación del conjunto de contribuyentes afectados y el nuevo piso de valuación fiscal demuestran "una manipulación de la información" y una "falta de respeto a los ciudadanos y a las instituciones de la provincia".

Scioli también defendió el aumento en las boletas de la empresa estatal de aguas bonaerense ABSA, que alcanzará a unos 600.000 usuarios de 62 municipios. Y precisó que el impacto será mayor para los propietarios de casas con pileta, es decir, los que usen el agua para esparcimiento.

La medida fue confirmada también por el presidente de ABSA, Guillermo Scarcella. "No debe existir un servicio congelado durante 18 años", señaló, sin precisar el nivel del aumento. Fuentes extraoficiales sostenían ayer que la suba de este servicio básico podría trepar hasta un 200 por ciento.

Comentá la nota