AFARTE defiende su plan asegurando que es para mantener la paz social pero la UOM lo rechaza.

Alejandro Mayoral, titular de AFARTE, advirtió que sin un acuerdo con la UOM la situación será mucho más crítica que la actual. Defendió que el plan de contingencia presentado al gremio y a las autoridades de Gobierno es «para garantizar la paz social». El lunes, en congreso provincial de delegados, el sindicato define el rechazo de está alternativa.
RIO GRANDE.- AFARTE pretende un acuerdo con la Unión Obrera Metalúrgica donde se evite despidos masivos de personal de planta efectiva, según lo indicado por Alejandro Mayoral, al dar precisiones del «plan de contingencia» que fue presentado al sindicato y a la gobernadora Fabiana Ríos.

La idea es quitar un día de producción y pagar el 80% de los salarios. Está reducción de jornada es porque no existe demandas de los productos que se producen, por lo tanto no se puede mantener el nivel de tareas que existía hace un año atrás.

En el caso puntual de fábricas que no tengan nada para producir, los empresarios garantizan no producir despidos a cambio que se acepte el pago de un salario mínimo de 1.500 pesos, como suma fija.

La Unión Obrera Metalúrgica definirá el lunes, en un congreso provincial de delegados, rechazar esta propuesta formulada por los empresarios, elaborando un documento explicando el porqué de esta postura y exigiendo, además, participación en la discusión sobre la propuesta de reducción de impuestos internos.

Según lo indicado por Mayoral, no lograr un acuerdo con el sindicato, provocará que la situación se complique aún más de lo que está, pronunciando la mentada frase de «garantizar la paz social», a la hora de hacer una defensa de la propuesta que se ha formulado.

Las autopartistas

La situación más complicada en la actualidad está en las fábricas que elaboran autopartes, debido a la enorme caída en la producción de automóviles de aquellas terminales que demandas productos que se elaboran en Tierra del Fuego.

Ahora, a dos meses de iniciado 2009, también se ha profundizado la situación en las fábricas de electrodomésticos, porque también se ha instalado en todo el país la caída de consumo de esos bienes suntuosos porque la gente está priorizando sus gastos.

En la provincia ya existen dos mil operarios menos en las fábricas. Se trata de todos aquellos que tenían una relación de dependencia precaria por ser contratados. Las primeras consecuencias de la crisis la sufrió esta gente que pasó a ser mano de obra demandante, que no encuentra alternativa laboral.

LA POSICION DEL GOBIERNO

El secretario de Promoción Económica y Fiscal, Fabio de la Mata planteó la posición adoptada desde el Gobierno ante esta crítica situación, informando que se «está llevando adelante todas las negociaciones posibles para que las plantas no se paren», destacando el encuentro vital que tuvo la gobernadora Ríos con la ministra de la Producción, Débora Giorgi, donde se analiza la implementación de medidas que alienten el consumo de productos fabricados en Tierra del Fuego.

Comentá la nota