AFARTE confía que el Senado votará la ley de electrónicos la semana próxima

El titular de la entidad que agrupa a las empresas radicadas en Tierra del Fuego minimizó la falta de quórum que impidió el tratamiento de la ley y sostuvo que no existe «hostilidad» a la normativa desde los bloques opositores al kirchnerismo. Reiteró que el proyecto permitirá crear 1.500 puestos de trabajo directos.
El titular de la Asociación de Fabricantes Argentinos de Terminales Electrónicas (AFARTE), Alejandro Mayoral, minimizó ayer la falta de quórum en el Senado para tratar la ley que aumenta impuestos a artículos electrónicos importados, incluidos los celulares, y confió en que la semana próxima será convertida en ley por la Cámara alta.

«Confiamos en que la norma se aprobará la semana próxima, esta vez no se pudo porque había varios senadores en sus provincias, pero no existe hostilidad hacia la norma, sino todo lo contrario», destacó Mayoral.

El titular de AFARTE sostuvo que esta ley permitirá crear 1.500 puestos de trabajo directos y 4.000 indirectos.

La norma fue votada en Diputados luego de que se sacó a las notebooks del alcance de la mayor presión impositiva para los electrónicos no fabricados en el país.

El oficialismo en el Senado considera que la semana próxima no tendrá inconvenientes en lograr convertir en ley a la iniciativa, que favorece a la provincia de Tierra del Fuego, donde existe la principal producción de artículos electrónicos.

«Esta ley a los únicos que perjudicará es a aquellos que no quieren sustituir trabajo extranjero por empleo local», sostuvo Mayoral en declaraciones a Noticias Argentinas.

En ese sentido, Mayoral recordó que los televisores LCD ya están alcanzados por los impuestos previstos en esta norma.

La iniciativa otorga beneficios fiscales a la producción de artículos electrónicos asentada en Tierra del Fuego, a través del incremento de impuestos a los productos fabricados fuera de la isla.

Al defender la iniciativa, la presidenta Cristina Kirchner dijo aspirar a que Ushuaia se convierta en una «Manaos» argentina, en alusión a la próspera ciudad brasileña donde se fabrican los artículos electrónicos de ese país.

Para sus impulsores, la ley provocará un proceso de sustitución de importaciones que logrará mayor empleo argentino.

Los detractores, en cambio, argumentan que por efecto de la ley los precios podrían subir hasta 34 por ciento.

La controversia surge porque el proyecto califica a los equipos electrónicos como artículos suntuarios (menos las notebooks, que fueron exceptuadas en Diputados).

Esto hace que se les aplique impuestos internos. También se les sube el IVA del actual 10,5% al 21%: hasta ahora, estos productos tributaban la mitad del IVA.

Los empresarios reunidos en Cicomra advirtieron que el teléfono celular no puede ser considerado un equipo suntuario, ya que la mayoría de la población lo usa.

«Las operadoras telefónicas invirtieron 5.500 millones de pesos en los últimos tres años en infraestructura para la red de telefonía móvil. Esa red necesita de equipos de última generación, que no son ensamblados en Tierra del Fuego y por eso subirán de precio», dijo la Cicomra.

Y agregó que, hoy en día, sólo entre 1 y 2 por ciento de los celulares que se venden en el país provienen de la isla.

Comentá la nota