Aeroparque cierra por arreglos y ayer un paro desató el caos

Antes de entrar en receso por reparaciones (entre hoy y la 1 de la madrugada del lunes), el Aeroparque Jorge Newbery vivió ayer una mañana de tensión y polémica por un paro sorpresivo de cinco horas del personal de tráfico, tras la agresión de pasajeros varados a dos empleados de mostrador.
La medida afectó a todos los viajes de Aerolíneas Argentinas y Austral y a cientos de pasajeros. Cerca del mediodía, cuando los empleados volvieron a sus puestos de trabajo, el flujo de partidas y arribos se normalizó.

Sin embargo, hoy no será un día común en Aeroparque, ya que a partir de las 13 empezarán los trabajos de reformas y mantenimiento mayor en la pista, rodajes y plataforma. Por eso, todos los vuelos que partan o arriben cerca del mediodía lo harán desde el aeropuerto internacional de Ezeiza (la última partida del Newbery será a las 12.10, rumbo a Trelew). Las salidas serán desde la terminal A, isla E, entre los mostradores 104 al 118. Por su parte, los arribos se producirán por la terminal B.

El lunes 27 habrá vuelos que partirán de Ezeiza y de Aeroparque. Ante esta situación, Aerolíneas y Austral aconsejan a los usuarios chequear a través del teléfono de atención al cliente (010-222-86527) o en el sitio web (www.aerolineas.com) el horario de los aviones. También la empresa LAN puso a disposición de sus pasajeros la línea 0810-999-526 para realizar distintas consultas.

Esos servicios de información, sin embargo, no funcionaron de manera correcta ayer a la mañana, cuando el Aeroparque era un caos por el paro de personal de tráfico, que se retiró de los mostrados luego de que dos empleados fueran golpeados por dos usuarios ofuscados por la demora de su vuelo a Córdoba. De los 150 pasajeros, unos 100 fueron recolocados en otro servicio de Aerolíneas. Pero al resto de las personas, a las que en un principio se les había prometido transferirlas en un vuelo de LAN, se les comuicó que recién partirían por la tarde. Eso desató la bronca y el mal humor de algunos de los viajeros, quienes comenzar a increpar e insultar a los empleados. Todo terminó en la agresión física e inmediatamente la Asociación de Personal Aeronáutico (APA) llamó al paro.

Por los incidentes, según informaron fuentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en dependencias del Aeroparque fueron demorados Fabio López y Fernando Fasce, quienes recuperaron la libertad por la tarde.

La medida de fuerza, que se extendió por alrededor de cinco horas, afectó el servicio de Aerolíneas y Austral, que debieron reprogramar algunos de los vuelos previstos para la jornada. No de las otras firmas, que mantuvieron su ritmo habitual.

Según un comunicado de la empresa, las demoras se debieron a que cinco aviones de la flota de Austral quedaron pernoctando en los aeropuertos de El Calafate, Ushuaia, Río Gallegos, Tucumán y Bariloche, por motivos técnicos.

Cerca del mediodía, con parte del personal jerárquico en los mostradores, y con los aviones que se encontraban en las ciudades del Interior retornando a Buenos Aires, el flujo de partidas y arribos comenzó a normalizarse. Por la tarde, el servicio era el habitual.

Comentá la nota