Aerolíneas: tres ejecutivos españoles en la mira de la Justicia argentina

El juez federal Sergio Torres libró ayer un exhorto contra Ana Botín, del grupo Santander, y dos ex presidentes de Iberia. Hay una causa penal abierta por un préstamo de u$s 42 millones a la firma reestatizada.
El juez federal Sergio Torres libró ayer un exhorto por el que citó a declaración indagatoria a tres pesos pesados del mundo corporativo de España: Ana Botín, heredera del grupo Santander, y a Xavier de Irala Estévez y Fernando Conte García, los últimos dos ex presidentes de Iberia. En sus manos está la causa abierta contra ellos por Aerolíneas Argentinas en las que se los acusa de "estafa procesal" por un pasivo de u$s 42 millones del concurso de acreedores de la aerolínea de bandera. La medida le viene al dedillo al Gobierno justo cuando negocia con la aerolínea española y otras su reingreso a el club mundial de la aeronavegación, la IATA, por sus siglas en inglés.

El trámite del exhorto será engorroso y antipático. Tras varios años de tener la causa inactiva, el juez Torres tomó una medida con implicancias en la diplomacia internacional. Los tres ejecutivos antes citados tienen audiencia para el 30 de noviembre, según fuentes judiciales.

La historia de los u$s 42 millones se remonta a 1993, al poco tiempo de que Iberia se quedó con la privatización de Aerolíneas Argentinas y Austral. La compañía pidió un préstamo por ese monto al banco español Banesto, hoy absorbido dentro del Santander. Lo hizo a nombre de su controlada, Aerolíneas. Iberia actuó como garante.

Cuatro años después, se refinanció el préstamo. A los tres años, Iberia se fue de Aerolíneas Argentinas, la firma local se convocó y nunca se pagó la deuda.

Banesto hizo validar su crédito que entró dentro del concurso judicial pero no aceptó la quita del 60% ofrecida por la empresa. Se escudó con que era deuda financiera con una entidad extranjera.

Hacia 2006, los abogados de Aerolíneas Argentinas se encontraron con una sorpresa. Iberia, como último garante de los 42 millones de dólares, había pagado el crédito al Banesto. Pero con una supuesta connivencia con el acreedor, se siguió reclamando el dinero en tribunales argentinos.

Esta situación llevó a los abogados del concurso de Aerolíneas a iniciar una demanda penal por estafa procesal contra los dos ex presidentes de Iberia y Ana Botín, hija del fundador del que fue después el grupo Santander.

El exhorto judicial librado ayer le viene al dedillo al Gobierno. Hasta que no se le pague, Iberia frena la vuelta de AerolíneasArgentinas a IATA y con ello al sistema internacional de clearing de pasajes. La empresa española reclama los 42 millones de dólares que dice haberle pagado al Banesto. Hace unos 15 días, el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi y Mariano Recalde, presidente de la reestatizada, viajaron a Madrid para intentar llegar a un acuerdo. Los funcionarios argentinos aplicaron la misma quita del 60% que Aerolíneas Argentinas hizo con sus acreedores para repagar sus deudas concursales.

Para evitar el escándalo internacional, y hasta un posible pedido de captura a tres figurones del empresariado español, la novedad judicial presionará sobre Iberia para intentar cerrar esta diferencia y que Aerolíneas, ahora en manos del Estado, desista de la causa penal.

Estar afuera de la IATA, una suerte de club mundial de la aeronavegación comercial, le hace perder ventas de pasajes internacionales a Aerolíneas.

Ser parte de esta asociación también le permitiría a Aerolíneas subir a sus pasajeros a aviones de otras empresas en caso de un desperfecto técnico y así evitar el mal momento a sus clientes. Estos famosos 42 millones de dólares le impiden a Aerolíneas cerrar su concurso de acreedores al que se presentó en junio de 2001. La situación traba el acceso a nuevos créditos por fuera del Estado argentino o alianzas internacionales.

Pasajes en cuotas para jubilados

Aerolíneas Argentinas pondrá a disposición de los jubilados y pensionados un plan para comprar pasajes en vuelos de cabotaje en 36 cuotas sin interés. Según anticipó a Radio América el presidente de la línea aérea estatal, Mariano Recalde, los pasajes serán pagados por la ANSES en efectivo y las cuotas luego se descontarán directamente de los haberes de la clase pasiva. El paquete especial para jubilados –anticipado el 18 de agosto último por Crítica de la Argentina– se anunciará "antes de fin de mes" gracias a un convenio con el titular de la ANSES, Diego Bossio, según aclaró Recalde.

"Esto le permite a la ANSES una inversión segura con la plata que aportan los trabajadores para su futura jubilación y a los actuales jubilados viajar en avión, algo que muchas veces, por los precios de los pasajes, se les hace difícil", dijo Recalde. También informó que "se están puliendo los detalles de la implementación del sistema" y anticipó que "se espera que en 2010 se beneficien con él unos 150 o 200 mil jubilados".

Comentá la nota