Aerolíneas ya pierde US$ 2 millones por día

Mariano Recalde, el presidente de la aérea, presentaría en unas semanas un nuevo plan de negocios en el que está trabajando.
Una sucesión de vuelos internacionales cancelados a causa de la Gripe A sería la causa del súbito bajón en la facturación de los ingresos de Aerolíneas Argentinas y, en menor medida, también en su controlada Austral, que en conjunto habrían perdido más de 60 millones de dólares en junio y se encaminarían a cerrar julio con un déficit similar. Así lo aseguraron fuentes gremiales y ex funcionarios de la compañía. La información oficial, a cargo del nuevo titular de Aerolíneas, Mariano Recalde, todavía es una incógnita: en la empresa aseguran que el flamante funcionario está trabajando en un plan de negocios para llevar al Congreso y que lo daría a conocer en una o dos semanas.

Desde que el Estado se hizo cargo de las dos empresas, hace ya un año, el peor mes en términos operativos había sido agosto, con US$ 47,9 millones en pérdidas. Aunque hasta el momento la peor performance fue la del grupo Marsans, en junio 2008, con un balance negativo de US$ 60,1 millones, según los datos que manejaba la gerencia que durante un año encabezó el actual ministro de Justicia, Julio Alak.

De todas maneras, las estimaciones sobre la línea aérea de bandera, son precisamente eso, estimaciones de fuentes que sólo aportan una serie de datos sueltos. Los últimos balances de Aerolíneas y Austral permanecen sin ser publicados ni cuentan con la revisión de la Auditoría General del Nación, el órgano que depende del Congreso que debería aprobar la gestión de la compañía. Así lo establece la Ley de Expropiación que el Poder Legislativo votó a fines de 2008. Pero el Poder Ejecutivo mantiene la ejecución de esa ley en suspenso, a la espera de un acuerdo económico con Marsans, el grupo español que sigue siendo propietario de Aerolíneas y Austral.

Un informe del estudio Bein, que Clarín publicó hace dos semanas, arrojó que el Tesoro transfirió a Aerolíneas $ 1.092 millones en el primer semestre en concepto de "subsidios". Las mismas fuentes consultadas aseguraron que un porcentaje importante de esos subsidios son en realidad inversiones, que no podrían ser computadas como parte del déficit operativo de la empresa. Esas "inversiones" irían desde la compra de repuestos para aviones hasta la cancelación de pasivos con proveedores como Lufthansa, Air France y los sistemas de reservas Sabre y Amadeus.

Fuentes de la empresa aseguraron que hay "gestiones avanzadas" por parte de los técnicos del Ministerio de Planificación para seguir adelante con el traspaso de un contrato de compra de aviones Airbus. Ese contrato, suscripto por Marsans en 2007, sería derivado parcialmente a Aerolíneas y, en compensación, Marsans no llevaría a cabo su amenaza de un juicio contra el Estado argentino por la expropiación de la línea aérea.

Pero Jorge Pérez Tamayo, el titular del gremio de los pilotos de Aerolíneas (APLA), aseguró que hasta el momento no hubo una sola definición ni a favor ni en contra de los Airbus y que sólo está en firme la incorporación de un avión Boeing 737-NG alquilado por mes, hasta mayo de 2010. "Están trabajando en un plan de negocios y recién cuando quede definido cuál es el objetivo de Aerolíneas se determinará cuántos aviones hacen falta y de qué tipo", dijo. Actualmente Aerolíneas tiene operativa una flota de entre 30 y 32 aviones, en tanto Austral tiene en vuelo otros 10 a 12 equipos.

Comentá la nota