En Aerolíneas los mayores problemas están en tierra

En Aerolíneas los mayores problemas están en tierra
Reestructurarán el directorio, siempre con Alak al frente, pero hay un problema mayor: conseguir que todos los gremios firmen un "acta-acuerdo" que evite paros y competencias por iguales tareas.

Mientras se aguarda el avance del proceso de expropiación por parte del Estado argentino de las acciones del Grupo Aerolíneas en manos de Interinvest (controlada por Marsans), trascendió hoy que es inminente una decisión de reestructurar el Directorio de la compañía para garantizar una gestión ordenada. Fuentes del sector indicaron al respecto que ya estaría a la firma de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner un decreto con las designaciones de al menos cuatro Directores por el Estado, y que entre ellos será ratificado el actual Director Julio Alak.

En el mismo sentido de garantizarse una gestión sin sobresaltos, el gobierno trabaja por estas horas en la formulación de una Acta Acuerdo con todos los gremios que nuclean al personal aeronáutico de Aerolíneas y de Austral Líneas Aéreas -pilotos, azafatas, personal técnico, de carga, y administrativos.

Según trascendió, dicho acuerdo enmarcará las discusiones salariales durante el 2009, y también otras referidas a la unificación de convenios por actividad en cuestiones adicionales al salario, tarea que se estima será ardua habida cuenta de la abierta competencia entre algunos gremios de Aerolíneas y otros de Austral. Uno de esos casos es el de los pilotos (APLA y UALA).

En tanto, DyN pudo confirmar la existencia de contactos entre representantes del gobierno y del grupo Marsans para analizar el posible traspaso al Estado de una parte de los aviones que la española encargó para sí mediante un contrato con Airbus.

Varios de tales aviones iban a destinarse a operar en Aerolíneas en los tres próximos años, pero sin integrar el patrimonio de ARSA.

Un acuerdo en este tema podría contribuir a una salida más ordenada de Aerolíneas por parte de los españoles, que siempre será en disconformidad, pero tal vez sin concretar su anunciada denuncia ante el CIADI (tribunal arbitral del Banco Mundial).

Para el gobierno implicaría la posibilidad de iniciar antes una renovación de la flota de Aerolíneas afrontando menores costos financieros habida cuenta de las condiciones de dicho contrato.

Para el caso de Austral, la Secretaría de Transporte activó conversaciones con Embraer para adquirir aviones de ésa marca, cuyo mantenimiento podría realizarse, convenio mediante con la brasileña, en la ex fábrica de aviones del Área Material Córdoba, que en los próximos meses dejaría de operar la estadounidense Lockheed.

Comentá la nota