Aerolíneas: el grupo Marsans ya tiene lista la demanda ante el Ciadi

Si no hay acuerdo, afirmará ante el tribunal que la compañía fue expropiada.Por Adrián Ventura

El grupo español Marsans negocia con una mano con el Gobierno y, con la otra, pone a punto una demanda contra la Argentina ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas (Ciadi), en la que se afirma que Aerolíneas Argentinas fue sometida a una expropiación y a un trato inequitativo e injusto.

Además, según surge de una nota que Vicente Muñoz, director de Interinvest S.A., envió al ministro de Planificación, Julio De Vido, y al ministro de Industria de España, Miguel Sebastián Gascón, se afirma que la tasación que presentó el banco Credit Suisse sólo se mantendrá durante la actual negociación, pero, en caso de que los accionistas de Interinvest decidieran hacer un reclamo monetario en virtud del tratado bilateral de inversiones (Ciadi), Marsans podría solicitar una suma mucho mayor.

Ese es un prenuncio de la dirección que está tomando el grupo español, donde una alta fuente confió a LA NACION que ya está casi terminado el requerimiento ( request ) para iniciar el proceso ante el Ciadi.

La solicitud, sin embargo, sólo se presentará una vez que hayan definitivamente fracasado las negociaciones entre el Gobierno y la empresa, que el martes continúan con Ricardo Jaime, secretario de Transporte, para debatir el resultado de las valuaciones del Credit Suisse y del Tribunal de Tasaciones de la Nación.

Esa solicitud es el primer paso de un proceso internacional donde se relatan brevemente los principales argumentos que invoca la empresa inversora contra el Estado. Después, el Ciadi conforma, con intervención de las partes, un panel de árbitros, fija una audiencia y recibe el memorial en el que la empresa completa lo que pidió en la primera solicitud.

Desde 2001 hasta ahora ya finalizaron varios procesos arbitrales ante el Ciadi y la Argentina no salió bien parada. El tribunal arbitral dictó fallos desfavorables en siete causas por sumas millonarias en dólares: Azurix (154 millones), British Gas (185), Sempra (172), Enron (139), CMS (130), Siemens (218) y LG & E (58).

Según pudo saber LA NACION, los argumentos de Marsans contra el Estado, que están contenidos en un documento de diez páginas, giran en torno de cinco puntos:

La intervención del Estado fue perjudicial para la empresa e importó una expropiación indirecta. Si, además, el Congreso nacional dispusiera la expropiación directa de Aerolíneas Argentinas, Marsans también podría sostener que la indemnización es ilegítima, porque la indemnización (compensación), como se prevé que ocurrirá, será insuficiente.

Aun cuando no haya expropiación directa, Marsans dice que puede justificar que hubo una expropiación indirecta.

Según la empresa, los sindicatos realizaron una actuación perjudicial a la explotación. Además, el gobierno argentino discriminó a la empresa, porque no le dio subsidios que sí dio a otras aerolíneas (por ejemplo, Southern Winds), o a otros sectores del transporte. Incluso, hay varios decretos del Poder Ejecutivo que reconocen esas deficiencias. Y, además, se subsidió a la competencia (LAN), permitiéndole volar algunas de las mismas rutas que vuela Aerolíneas Argentinas, pero sin tener que volar las líneas menos rentables.

El trato que recibió la inversión es injusto e inequitativo, porque significó la discriminación de esa inversión, la cual no estuvo protegida en los términos del tratado bilateral entre la Argentina y España.

En la nota a De Vido, Marsans sí anticipó que el monto de demanda será elevado, pero obviamente no dice cuánto será. Uno de los abogados de negocios más importantes de la City calculó que podría oscilar en los 1000 millones de dólares. Pero, en realidad, ello dependerá de una nueva tasación.

Comentá la nota