Aerolíneas: el Gobierno quiere pagar sólo 1 dólar o expropiar

Marsans reclama un tasador. El miércoles hay asamblea de accionistas.Por: Luis Ceriotto
Una inusual asamblea de accionistas de Aerolíneas Argentinas, prevista para este miércoles, podría definir la dura pulseada que mantienen desde hace cuatro meses el Gobierno y el grupo Marsans.

Las dos partes mantienen hasta el momento posiciones intransigentes, que dieron lugar a fundados rumores de expropiación (alentados desde Olivos), los cuales terminaron siendo disipados recién en vísperas de la entrevista que mantuvieron en El Salvador la presidenta Cristina Fernández de Kirchner con su par español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Sin embargo, en el Gobierno nadie descarta la hipótesis de una expropiación o el pago simbólico de 1 dólar. Sólo existen discrepancias sobre el manejo de los tiempos. En ese sentido, el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, ha sido el más claro: "Hay que respetar los tiempos que marca la ley de rescate de las acciones de Aerolíneas Argentinas y Austral", dijo a este diario hace ya dos semanas. La ley que votó el Congreso le da al Poder Ejecutivo plazo para negociar hasta el 31 de diciembre. Si vencido ese plazo no hubiera un acuerdo, la ley de "rescate" de acciones ya no tendría vigencia y el Ejecutivo podría enviar al Congreso otro proyecto, en este caso sí de expropiación.

En este contexto, la asamblea del miércoles resulta inusual por varios motivos: el más importante es que Marsans, dueño del 94,41% de Aerolíneas, tiene pendiente la definición del balance, que arrojó una pérdida de casi US$ 30 millones. Para seguir funcionando según establece la Ley de Sociedades, ese rojo debe ser cubierto, ya sea por el accionista principal o los minoritarios, que son el Estado (5%) y los empleados, a través del Programa de Propiedad Participada (0,59%). "Una salida alternativa podría ser que Marsans acepte los aportes que ya hizo el Estado desde el 10 de julio, que suman 628 millones de pesos, y resigne sus acciones en Aerolíneas", dijo a este diario una fuente oficial. "Eso está sujeto a la voluntad de Marsans".

Marsans exige que las dos partes elijan de común acuerdo un tasador internacional. El grupo espera cerrar la operación "en una forma civilizada", según consignó ayer en un comunicado su presidente, Gonzalo Pascual. Es lo que establece el Acta Acuerdo que las dos partes firmaron el 17 de julio (antes de que la ley sancionada por el Congreso estableciera que el único precio válido es el que hizo el Tribunal de Tasaciones).

En el Gobierno, a pesar de la intransigencia de los españoles en esta cuestión, se mostraron confiados en que se podrá llegar a un acuerdo para saldar las cuentas en términos puramente contables. "Se está buscando que todo quede en un pago simbólico", dijo la fuente oficial. Como en octubre de 2001, cuando Marsans pagó a la española SEPI un dólar por las dos compañías. Claro que Marsans además cobró de la SEPI 758 millones de dólares, para sanear las dos empresas.

Comentá la nota