Aerolíneas: diferencias con los pilotos atrasan el acuerdo de "paz social"

Aerolíneas: diferencias con los pilotos atrasan el acuerdo de
El convenio se iba a firmar ayer, pero fue postergado hasta el viernes próximo.
Estaba previsto ya no como un simple acuerdo salarial, sino como un acto de relanzamiento de Aerolíneas y Austral, que desde hace una semana están completamente controladas por el Estado: si bien la expropiación de las acciones en poder de Marsans todavía no se concretó, desde el lunes pasado el directorio que respondía al grupo español fue desplazado y sustituido por cuatro directores designados por el Poder Ejecutivo.

La ceremonia iba a ser encabezada por el Ministro de Planificación, Julio De Vido, y suponía la adhesión de los siete gremios aeronáuticos (seis con representación efectiva) a un acuerdo de paz social que garantizara el reordenamiento de la grilla salarial y la unificación de varios convenios colectivos de trabajo a lo largo de 2009. Además, está prevista la unificación del incremento que Marsans ya les había otorgado en 2008: era un 19,5%, pero hasta ahora habían cobrado entre 9% y 14%, según el gremio. Como la diferencia será pagada con retroactividad a abril, cada uno de los 9.600 empleados del grupo percibirán en sus cajas de ahorro una suma de miles de pesos.

Todo eso, en principio, estaba previsto para que sucediera ayer al mediodía, pero quedó postergado como mínimo hasta el viernes próximo. Ese día regresará el ministro De Vido, quien acompañará a la presidenta Cristina Kirchner en su periplo hacia Cuba.

No fue, sin embargo, un problema de agenda del Ministro de Planificación, sino la negativa a firmar del gremio de los pilotos de Aerolíneas, agrupados en APLA, lo que postergó al menos una semana el acuerdo de paz social. Así lo aseguraron a este diario fuentes muy cercanas a la compañía. "Hay cierta reticencia por parte de APLA en colaborar", señalaron.

Jorge Pérez Tamayo, titular de APLA, negó que su gremio esté en conflicto con la gerencia de Aerolíneas, que encabeza Julio Alak. Pero admitió que están discutiendo la letra chica del convenio, tanto en lo que hace a los salarios (les falta cobrar un 10% de aumento) como a los planes e inversiones futuras de la empresa. "Hay que ver cómo son los aumentos y cómo se pagan las sumas retroactivas", dijo Pérez Tamayo a Clarín. "Lo que hay en discusión es un acta global, en la que queremos saber qué va a pasar en la empresa. Eso incluye la posible renovación de la flota, por ejemplo", agregó.

El acuerdo de paz social fue firmado hace seis meses en el Ministerio de Trabajo, con la firma de los dos gremios de pilotos (APLA y UALA), personal de tierra (APA), aeronavegantes (AAA) y personal jerárquico (UPSA). No participararon los mecánicos (APTA) encabezados por el ex-funcionario kirchnerista Ricardo Cirielli, quien sin embargo ayer confirmó a Clarín que firmará el nuevo convenio. "Sólo estamos esperando que el Gobierno haga la convocatoria. Es una decisión correcta la de unificar convenios colectivos y volver a integrar las escalas salariales", dijo.

Comentá la nota