AERODROMO JUNIN Dejó de prestar servicios la torre de control

Desde el inicio de noviembre, las aeronaves que operen en el Aeródromo local, sólo podrán hacerlo en buenas condiciones de visibilidad, dado que la torre de control dejó de prestar servicios por falta de personal. La confirmación de esta situación estuvo a cargo del suboficial Gustavo Rattaro, a cargo del sector, aunque estimó que para fin de año podría revertirse el tema con el nombramiento de nuevo personal para las dependencias locales, que dependen de la Fuerza Aérea Argentina.
No obstante, el funcionario dijo que será provisoria la suspensión de estas prestaciones, esenciales para la llegada y despegue de aviones en la pista local sobre todo en adversas condiciones climáticas y fuera del horario diurno. Según estimó, a fin de año estarían llegando nuevos controladores para reanudar el servicio.

Rattaro aseguró que “hasta el 30 de octubre, Junín era un Aeródromo controlado, con lo cual se prestaba el servicio de tránsito aéreo”, resaltando que “al ser desplazada una cantidad de personal, normal para esta época del año, no se puede seguir prestando este servicio por falta de personal”.

Entonces, a partir del primer día de noviembre, “el Aeródromo pasó a ser de información de vuelo y alerta, dentro del horario de 9 a 17. Antes y después de este tiempo, funciona como un Aeródromo no controlado”.

Las personas que cumplían su trabajo en Junín fueron destinadas tres al Aeropuerto Bariloche y otra al Aeródromo de Moreno.

“Esto no será por mucho tiempo, tengo la propuesta de que vendrá gente antes de fin de año o primeros del próximo, que llegarán dos controladores para restituir el servicio que se dio hasta fin de octubre”, señaló Rattaro.

Caso anterior

Según recordó el jefe del Aeródromo local, “en la década del ’90 ya había pasado un caso similar por falta de personal y después de cierto tiempo, que no fue mucho, se cubrió nuevamente la dotación y volvió a ser un Aeródromo controlado. Así que estamos esperando ahora que a fin de año vuelva la gente para reanudar el servicio”.

También explicó el movimiento de los trabajadores que cumplían servicios en Junín: “Se trata de pases normales para la altura del año y no está previsto para nada que se cierre el Aeródromo”.

En estos momentos, detalló que “hay nueve personas que dependemos de la Fuerza Aérea y siete del Servicio Meteorológico Nacional, que dependen del Ministerio de Defensa”.

Normalidad

A pesar de las bajas en el número de empleados, Rattaro aseguró que la prestación del servicio es normal, ya que “el balizamiento está, se pueden hacer operaciones nocturnas, sanitarias y vuelos en general”.

“Lo que cambia un poco es que no se brinda este servicio que posibilita a las naves operar por instrumentos dentro del Aeródromo, pero está contemplado en las reglamentaciones que pueden operar visualmente”, explicó.

Preocupación

Por su parte, Luis Casartelli, del Aeroclub de Junín, contó que “este fin de semana estuve un poco más triste de lo que estuve desde hace tiempo, en lo que respecta a la aeronáutica en general, que luego de la devaluación cayó en un tobogán y no hay miras de que se detenga”.

“Hacía un tiempo que se veía observando la posibilidad de que por falta de personal, el Aeródromo iba a quedar sin la torre”, puntualizó, remarcando que “con la ablación que se realizó la semana pasada, fue el último día que la torre de Junín operó en su totalidad, como viene ocurriendo en los últimos cincuenta años”.

“Al otro día nos enteramos que iba a operar sin servicio de control de tránsito, sino simplemente información de 9 a 17, y todo debido a la falta de personal, ya que la gente que estaba capacitada para esta tarea fue trasladada a otros aeropuertos”, sostuvo.

Casartelli dijo que “el Aeródromo Junín no deja de ser hoy una pista en el medio de la provincia, sin ningún tipo de posibilidades, y no sabemos cómo haremos en caso de una ablación por ejemplo”.

“Hasta ahora había entrada por instrumentos, así que el 99% de los días se podía operar, algo que ahora se podrá hacer solamente en buenas condiciones visuales. No sabemos cómo se hará de noche, porque si bien la pista tiene balizamiento, no sabemos quién va a prender la luz en caso de necesidad durante la noche”, explicó.

Gestiones

Por otra parte, el integrante del Aeroclub Junín analizó que “el dueño del terreno físico del Aeródromo es la Provincia de Buenos Aires, con una administración municipal”, adelantando que “entre otras gestiones queremos hablar con el Intendente y su gente para ver si ya sabían esta situación”.

“En cuanto a la Gobernación, no tengo mucha esperanza de concretar reactivaciones, porque en el tema aeronáutico se necesita muchísimo dinero y no veo que se vaya camino a darle impulso a esto, a una línea aérea”, agregó.

Casartelli puntualizó que “nosotros sabemos que se trata de una situación momentánea, porque si vuelve personal el Aeródromo volvería a operar como hasta ahora”.

“En estos momentos, está la gente de Meteorología, que siguen trabajando, y todavía hay un número importante de Fuerza Aérea, así que esperamos que en algún momento vuelva a reeditarse la posibilidad de que se vuelva a operar”, sostuvo.

Fondos de soja

En otro orden, y sobre los fondos que el municipio debe entregar al Aeroclub por la siembra y cosecha de soja en 110 hectáreas del terreno del Aeródromo, Casartelli señaló que “hay un pequeño retraso, pero se viene concretando. De los dos años y medio que llevamos, recibimos las cuotas a un año y medio más o menos, así que es con más asiduidad que en períodos anteriores”.

En este marco, dijo que “el Aeroclub está planeando un proyecto, para traer otra aeronave y empezar a recuperar algo de todo lo que se perdido en los últimos tiempos”.

Comentá la nota