La OEA advirtió sobre la dilación hondureña

Brasil, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua reclamaron la pronta restitución de Zelaya o no reconocerán las elecciones del 29. Micheletti quiere seguir como presidente.
Los representantes de Brasil, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua en la Organización de los Estados Americanos (OEA), denunciaron este miércoles "tácticas dilatorias" del gobierno de facto de Honduras y advirtieron que no reconocerán las elecciones del 29 de noviembre si previamente no es restituido Manuel Zelaya en la presidencia.

El mandatario venezolano, Roy Chaderton, fue el primero en abordar la situación de Honduras en el Consejo del organismo. "Está pasando el tiempo, y parece que siempre hay una razón para que la primera exigencia, la restitución de Zelaya a sus funciones" sea postergada, advirtió.

Su par de Nicaragua, Luis Exequiel Alvarado, adhirió a la opinión de Venezuela y a la del embajador de Ecuador frente al organismo, Francisco Proaño, quien exhortó a la secretaría general a "estar alerta y promover alguna acción que termine con el clima de dilación".

El apoyo de los representantes de Bolivia y Brasil, José Pinelo y Ruy Casaes, terminó por completar el frente latinoamericano contra el gobierno de facto. Para calmar la situación el embajador de Estados Unidos, Robert Armstrong, recordó que la Comisión de Verificación formada tras el acuerdo del viernes pasado "ya está en Tegucigalpa" y pidió dejar "que realice su trabajo".

El Congreso de Honduras decidió el pasado martes consultar a la Corte Suprema de Justicia y otras instituciones sobre la restitución de Zelaya, sin fijar un plazo para abordar ese tema, considerado el más difícil y urgente de cumplir en el acuerdo San José-Tegucigalpa.

Mientras tanto, el mandatario de facto, Roberto Micheletti, pretende encabezar el gobierno de unidad nacional que debe constituirse este jueves, y, "por cortesía", le envió a Zelaya, una carta en la que le pide "proporcionar sin demora una lista de 10 ciudadanos para escoger los servidores públicos que habrán de integrar el gobierno de unidad y reconciliación".

Por su parte, Zelaya anunció que si el Congreso no lo restituye para encabezar el gobierno de unidad nacional el acuerdo quedaría roto.

Comentá la nota