Advierten que varios edificios de la comuna son un potencial Cromañón

Desde el Sindicato de Trabajadores Municipales se realizan constantes denuncias. Afirman que está en riesgo la seguridad física y la salud de empleados y contribuyentes. Consideran especialmente riesgosas a la secretarías de Educación y Obras y a la Direc

La Municipalidad de General Pueyrredon se expone diariamente a sufrir un siniestro similar al de Cromañón, debido a las serias deficiencias que padecen sus instalaciones en materia de seguridad.

Así lo advirtieron dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales -STM-, quienes consideraron que los edificios públicos de la ciudad "no pasarían ninguna inspección" en caso de necesitar ser habilitados. Asimismo señalaron como especialmente riesgosas las áreas donde funcionan las secretarías de Educación y Obras, además de Transporte y Tránsito.

Las deficiencias que padecen las instalaciones públicas quedaron en evidencia el pasado viernes, cuando un principio de incendio se desató en la sala de fotocopiado e impresiones del Palacio Municipal -sobre el ala que da a la calle San Martín- cuyo origen habría sido un cortocircuito.

Paradójicamente, unas horas antes distintos colegios profesionales de la ciudad habían advertido a un grupo de funcionarios municipales sobre la falta de control en las instalaciones eléctricas de la ciudad en general.

"Habría que comenzar por el propio municipio", ironizaron varios trabajadores consultados por LA CAPITAL, quienes -aunque sin dar su nombre- señalaron los innumerables cables que cruzan las distintas oficinas, las pilas interminables de expedientes y los techos con peligro de derrumbe.

Potencial Cromañón

Consultado por LA CAPITAL, el secretario de Prensa del Sindicato de Trabajadores Municipales -STM- afirmó que no se trata de un problema nuevo.

"Hace años que nosotros sostenemos que las dependencias públicas municipales no reúnen las condiciones mínimas para pasar una inspección", afirmó en diálogo con LA CAPITAL Hugo Poli, del Sindicato de Trabajadores Municipales -STM-, quien alertó que "estamos ante un caso muy parecido al de Cromañón: nadie presta atención hasta que llega el desastre".

El dirigente explicó que el gremio realiza "planteos constantemente" pero que pocas veces es escuchado. "Siempre hay otras prioridades -se lamentó-. No toman conciencia del peligro al que están exponiendo no sólo a los trabajadores municipales sino también a los contribuyentes".

Poli aclaró que "el problema no se plantea únicamente en el Palacio Municipal sino en prácticamente todas las dependencias descentralizadas, donde hay riesgos tanto para la integridad física de las personas como para su salud".

Como ejemplo de lo anterior mencionó el caso de la Secretaría de Educación, que funciona en el edificio de Falucho 2381. "Fue la última nota que presentamos, explicando las graves deficiencias que existen punto por punto -relató-. Realmente la seguridad es de terror y lo más grave es que es un edificio al que todos los días concurren cientos de personas".

Poli advirtió que otro lugar potencialmente peligroso es la Dirección de Tránsito, en la avenida Libertad. "Las condiciones son deplorables", recalcó.

En cuanto al Palacio Municipal, consideró que el mayor problema gira en torno a las instalaciones eléctricas. "De hecho ese fue el origen del incendio del viernes, en el que por suerte no hubo que lamentar víctimas", recordó y recalcó que "no sólo ahí hay gran cantidad de papeles que prenderían fuego rápidamente: en todo el municipio la acumulación de expedientes es alarmante".

Según Poli, el caso exponencial es el de la Secretaría de Obras. "Directamente hay que caminar entre los expedientes -describió-. Los empleados no tienen ni dónde pararse. El único punto a favor es que tiene dos salidas, pero ya estamos hablando de huir cuando deberíamos hablar de prevenir".

En este contexto, Poli aclaró que las escuelas municipales cumplen con la mayoría de los requisitos. "Son edificios con alta exposición, sobre los que los padres ejercen mucha presión porque está en juego la salud de sus hijos -dijo-. Pero hay otros lugares en los que el contribuyente sólo llega hasta el mostrador y no ve lo que hay más allá, por lo que no es consciente del peligro que está corriendo".

"Una vez nosotros pedimos que Inspección General analice los edificios públicos como si estuvieran pidiendo una habilitación: ninguno la obtendría", añadió Poli quien finalmente aclaró: "No queremos ser dramáticos, pero consideramos que la situación es grave y requiere soluciones", concluyó.

Técnicos alzaron la voz de alerta

Apenas unas horas antes de que el propio Palacio Municipal sufriera las consecuencias de un incendio originado en sus instalaciones eléctricas, autoridades de distintas entidades de la ciudad habían alertado a funcionarios municipales sobre el potencial peligro en que se encuentra la mayoría de los hogares de la ciudad.

La encargados de dar la voz de alerta fueron los representantes del distrito V del Colegio de Técnicos de la provincia de Buenos Aires, del Colegio de Ingenieros y de la Asociación Electrotécnica de la Provincia de Buenos Aires (Aepba).

De la reunión participaron, además, la secretaria de Planeamiento Urbano de la comuna, Graciela Gómez, y el ingeniero Gustavo Ferro, jefe del departamento de Electromecánica del Municipio.

Según explicaron los representantes de las instituciones mencionadas a través de un comunicado, la reunión había sido solicitada un año atrás con el objetivo de "tratar la implementación de la ordenanza 12236 que rige las instalaciones eléctricas -que está vigente desde desde 1998-, la reglamentación de la Asociación Electrotécnica Argentina -que trata sobre seguridad y eficiencia en dichas instalaciones- y la necesidad de que se implementen en forma urgente las normas que están vigentes".

Durante el encuentro se notificó a las autoridades municipales el resultado de una encuesta realizada recientemente según la cual "en el 90% de los hogares la gente piensa que no tiene problemas y toma como natural escuchar algún zumbido o una pequeña descarga, sin saber que se está en riesgo ya que con todos los nuevos artefactos que se adquieren (como DVD, microondas y celulares), las instalaciones no están preparadas para recibir tanta carga eléctrica".

Asimismo los profesionales advirtieron que la Municipalidad no cuenta con el personal suficiente para realizar las inspecciones de las instalaciones. "Gómez se comprometió a gestionar ante EDEA que otorguen los medidores para las obras nuevas con la presentación de los planos visados por los colegios profesionales", afirma el texto.

Por su parte las instituciones se comprometieron a acercar una propuesta "donde se canalizarían las inspecciones a través de profesionales que se registren para esa tarea y posteriormente la información se haría llegar al municipio con los resultados para que éste haga muestreos de inspecciones al azar".

"De esta forma -reflexionaron- se lograría que con mayores controles las instalaciones sean más seguras y ejecutadas con materiales normalizados, para evitar accidentes o incendios que cuesten vidas".

Mudanzas

Durante 2008 el intendente Gustavo Pulti anunció la puesta en marcha de un plan de descentralización que implicaría varias mudanzas de distintas dependencias municipales. Algunos de esos traslados pudieron concretarse, pero los hechos indicarían que las previsiones adoptadas hasta el momento no habrían sido suficientes.

Comentá la nota