Advierten sobre inminentes suspensiones y despidos

La Federación Económica de Entre Ríos (Feder) realizó un balance de la situación del sector que, según su propio titular, Jorge López, viene siendo golpeado desde principios de año.
"La situación del comercio es negativa", aseguró López y explicó que, si bien "en este momento, empieza recién a sentirse el efecto de la recesión, desde el comienzo del año el comercio está muy impactado por diversos motivos". Por esa situación, la Federación advirtió sobre el grave riesgo que corre el empleo en todo el sector privado provincial.

La Federación Económica de Entre Ríos (Feder) realizó un balance de la situación del sector que, según su propio titular, Jorge López, viene siendo golpeado desde principios de año. “La situación del comercio es negativa”, aseguró López y explicó que, si bien “en este momento, empieza recién a sentirse el efecto de la recesión, desde el comienzo del año el comercio está muy impactado por diversos motivos”.

Primero fue golpeado por “una espiral inflacionaria que alteraba la relación de comercialización. Lo que quiere decir que estábamos en una situación en la que vendíamos y no sabíamos si íbamos a tener reposición de los stocks que se estuvieron liquidando. Después vino la situación del campo, que originó muchísimos inconvenientes, por el enfriamiento de la economía”.

Ahora, el comercio sufre el impacto del contexto internacional, a través de “la ausencia de créditos para el consumo, la reducción de los planes de pago aplicados por las tarjetas de créditos y las dificultades económicas. Es decir que el sistema financiero no acude en función de las necesidades del comercio, hace que todo sea una situación muy difícil”, describió.

Dijo, además, que “la relación con el proveedor ha cambiando, puesto que los plazos son muy restrictivos, incluso hay rubros donde tienen que pagarse por adelantando y después se manda la mercadería. Además con la recesión no se pueden comprar grandes stocks de artículos porque hay previsibilidad de que no se pueda vender y esto también hace que uno no pueda comprar las cantidades suficientes para obtener los descuentos y las bonificaciones pertinentes”.

En el caso particular del comercio aún no se han producido despidos, pero “de continuar esta situación sí habrá riesgo”, admitió. Es que se desconoce “cuánto tiempo más se pueden mantener las estructuras comerciales sin los flujos de ventas para los que fueron diseñados que hoy no están”.

En la ciudad

Los datos recabados en el comercio de Concepción del Uruguay coinciden con el informe dado a conocer por la FEDER. En general se nota una reducción en las ventas, a causa de la crisis mundial. A todo ello se suma la venta de menos unidades de mercaderías, los continuos incrementos en los precios de las mercaderías y la restricción en lo que hace a las facilidades de acceso al crédito. En cuanto a las tarjetas, siguen estando vigentes las seis cuotas sin recargo, aunque “no se sabe hasta cuánto”. Según sostienen los empresarios consultados, la situación no es para alarmarse pero sí para “estar muy alerta”. En este contexto se pudo conocer que el comercio se encuentra hoy en una situación muy distinta a la de la crisis anterior, por cuanto hay menos endeudamiento y por el fortalecimiento obtenido por las buenas ventas de los últimos años. Las fuentes consultadas manifestaron que es probable que, de persistir la crisis, algunas empresas tomen medidas porque “los costos son muy elevados y si no se cubren se entra en una zona de riesgo”.

Comentá la nota